Delegados desconocen fenómeno festivo: Viajes de promoción de Urkupiña 2016 terminaron en borracheras y compras

Cochabamba, 3 de agosto (Red País).-

 

Los viajes de promoción de la fiesta de Urkupiña 2016 a Buenos Aires (Argentina) y Sao Paulo (Brasil), terminaron en borracheras y en un tours de compras, según informes de los residentes bolivianos en ambos países.

Las comisiones que se conformaron para hacer la promoción y difusión de la festividad de Urkupiña, no tuvieron el tino de planificar los viajes debido al poco tiempo que resta para el verificativo de la fiesta.

Según informes de la Dirección de Comunicación de la Alcaldía de Quillacollo, de los viajes a Buenos Aires y Sao Paulo participaron funcionarios jerárquicos y de apoyo. En ninguna de las delegaciones participó el alcalde Eduardo Mérida Balderrama, por lo que se delegó al secretario de Desarrollo Humano, Marco Galvez y el director del Tesoro Municipal, Alex Angulo, además de otros funcionarios.

En el caso de la delegación municipal a Buenos Aires, la promoción de la fiesta se realizó en el Consulado de Bolivia, con una muy escasa participación de fieles. El encargado de recibir a la comisión de la Alcaldía de Quillacollo fue el cónsul general de Bolivia, Ramiro Tapia, quien asumió el compromiso de trabajar en pro de la fiesta.

Por su parte, la delegación municipal que viajó a Sao Paulo estuvo dirigido por el director de Cultura, Rodolfo Medrano y el coordinador de proyectos Mauricio Meruvia, quienes también tomaron contacto con el Consulado de Bolivia en ese país.

En ambos destinos se entregó a las autoridades consulares, afiches, trípticos turísticos y otro material de promoción.

Según los mismos testimonios de los residentes bolivianos en ambos países, de los actos de promoción participaron pocas personas debido a que llegaron de improviso. Se trató de viajes improvisados y sin la más mínima repercusión en la comunidad boliviana, por lo que recomendaron para futuras versiones una mejor y antelada planificación.

"VIAJES TURÍSTICOS": Quienes viajaron a difundir la fiesta de Urkupiña a Buenos Aires y Sao Paulo, tras cumplir los actos calificados de "anodinos", se dedicaron a realizar visitas y compras, además de consumir bebidas alcohólicas con algunos residentes bolivianos.

En el caso de la comisión de Buenos Aires, los principales responsables de la delegación se dieron a la tarea de compartir "gratos momentos" con exfuncionarios de Manfred Reyes Villa y que viven en ese país en calidad de "refugiados" como se observa en las fotos que fueron compartidas por las redes sociales.

Los funcionarios Marco Galvez y Alex Angulo se mostraron felices, pese a la mediocre labor de promoción.

Los mencionados viajes no tenían la autorización del Concejo Municipal de Quillacollo, por lo que el alcalde Eduardo Mérida aprobó un decreto edil para posibilitar que esas delegaciones realicen la promoción de la fiesta con pasajes y viáticos pagados por la Alcaldía.