Presidente promulgó tres normas: Alcaldías del Valle Bajo trabajarán en leyes de cambio de uso de suelo

Cochabamba, 5 de agosto (Red País).-

Tras la promulgación de las resoluciones ministeriales que amplían las áreas urbanas de Quillacollo y Tiquipaya, y del decreto reglamentario que protege la serranía de Cota o Urkupiña, las alcaldías del Valle Bajo tienen la obligación de trabajar en la elaboración de leyes municipales de cambio de uso de suelo para que luego sean aprobadas por las respectivas instancias del Gobierno.

Las tres normas fueron promulgadas el pasado jueves en un acto público en el polideportivo olímpico de Quillacollo por el presidente Evo Morales Ayma. Ante un lleno completo de ese escenario deportivo, el Jefe de Estado, firmó la homologación de las manchas urbanas de Quillacollo y Tiquipaya, así como el reglamento de la Ley 3194 que declara patrimonio nacional a la serranía de Cota.

El reglamento de dicha ley regula el uso de suelo del cerro de Cota o Calvario de Urkupiña y que abarca los municipios de Quillacollo, Vinto y Sipe Sipe.

Del acto calificado de "histórico" por los vecinos de los municipios señalados, participaron también los ministros de Culturas, Marko Machicado y de Autonomías, Hugo Siles, además del gobernador de Cochabamba Iván Canelas y las alcaldesas de Vinto y Sipe Sipe, Patricia Arce Guzmán y María Heredia.

Según antecedentes, la serranía de Cota fue declarada "Patrimonio Nacional, Ecológico, Religioso, Turístico, Arqueológico, Tangible e Intangible de Bolivia".

El decreto supremo reglamentario de esta ley, firmado por el presidente Evo Morales Ayma, obliga a las autoridades municipales de los tres municipios a delimitar el uso de suelo en todas las áreas señaladas, y regularizar los derechos propietarios en las áreas urbanizables de la colina de Cota o Calvario de Urkupiña.

Se estima que esta normativa que duró años en ser compatibilizada y concertada, beneficiará a más de 15 mil vecinos en las jurisdicciones de Quillacollo, Vinto y Sipe Sipe.

El reglamento también evitará nuevos asentamientos en la serranía de Cota, y los existentes recibirán sus títulos y serán dotados de todos los servicios básicos, que a su vez obligará a sus propietarios a tributar en sus respectivas alcaldías.

RESOLUCIONES: Por otra parte las dos resoluciones ministeriales promulgadas por el Presidente, homologaron las manchas urbanas de Quillacollo y Tiquipaya que posibilitarán la planificación y el ordenamiento territorial.

Técnicos del Ministerio de Autonomía informaron que el área urbana del centro urbano de Quillacollo, aprobada y homologada por la ley, está descrita en dos polígonos: A y B.

El polígono A, tiene una superficie de 3.453,2628 hectáreas y el polígono B con 318,3713 hectáreas. La mancha urbana aprobada constituye un espacio para la planificación urbana por un lapso de 30 años.

A su vez, el área urbana de Tiquipaya, aprobada y homologada tiene una superficie de 2.355,19 hectáreas y tiene las mismas posibilidades de ser planificadas para los próximos 30 años.

"La norma prohíbe que los asentamientos humanos pueden extenderse más allá del perímetro demarcado y definida por las resoluciones ministeriales", indicaron.

Finalmente se dijo que a partir de la aprobación del decreto reglamentario y las resoluciones ministeriales, las alcaldías están en la obligación de trabajar en la elaboración de leyes municipales de cambio de uso de suelo, que serán homologadas por el Ministerio de Autonomías de Bolivia.

Se aclaró que sólo después de cumplir este procedimiento, los asentados "ilegalmente" podrán tramitar su derecho propietario en ambas alcaldías. Los beneficios alcanzan a las organizaciones territoriales y juntas vecinales a las que se dotarán los servicios básicos esenciales: agua potable, alcantarillado, energía eléctrica y otros.

Los beneficiarios con las normas esperan que las alcaldías trabajen con prontitud y esmero para evitar perjuicios y postergaciones.