Para la fiesta de Urkupiña 2016: Quinta “Chernobyl” lanza chicha y garapiña en novedosos envases

Cochabamba, 10 de agosto (Red País).-

La popular quinta "Chernobyl", con sede en Quillacollo, lanzó sus dos productos estrella: chicha y garapiña en novedosos envases desechables para disfrutar durante la fiesta de la Virgen de Urkupiña.

Con la consigna de "Se ch'alla mejor con chicha Chernobyl en Urkupiña", sus propietarios Román Soliz Encinas y Cristina Gonzales Valdivia, idearon esta nueva propuesta para defender la tradición del valle cochabambino y la sobrevivencia de esta ancestral bebida que va camino a la extinción por la existencia de chichas de mala calidad y la satanización del "néctar del valle" ligándola con el crimen y la violencia.

Informaron que los nuevos productos mantienen la calidad de la chicha y garapiña, y facilitan su traslado hacia los sitios donde se realizarán los principales actos y rituales durante la fiesta de Urkupiña, especialmente el rito de la extracción de la piedra, pero también para compartir con la familia o amigos después de las comidas típicas de la llajta.

Los impulsores de este novedoso lanzamiento del "elíxir de los incas o el néctar del valle", indicaron que las botellas tienen tapas herméticas que mantienen la calidad y sustancia de la chicha, y contienen dos jarras grandes de la típica bebida.

CHICHA DE EXPORTACIÓN: "Al margen de esta nueva propuesta, seguimos comercializando la chicha de exportación de larga vida en botellas de color ámbar que pueden ser llevadas con mucha facilidad a cualquier punto del país o el mundo. La chicha pasteurizada tiene duración de un año y mantiene su color y sabor característicos, pese al delicado proceso físico químico que garantiza calidad y aroma", dijeron.

Tanto Soliz como Gonzales invitaron a degustar esta nueva propuesta en ambientes de Quinta Chernobyl, que para la fiesta de Urkupiña oferta una atención especial con platos típicos y música con mariachis, folklórica y moderna.

"Si los devotos, fieles y turistas desean pasar momentos agradables saboreando la típica bebida de la llajta y degustar los platos típicos, tienen una gran opción visitando Quinta Chernobyl que está ubicada en Villa Asunción, al Sudoeste de Quillacollo. Al margen de paladear la chicha en jarras y cantaritos, pueden hacerlo en botellas especiales. Defender lo nuestro, revalorizarlo y proyectarlo es el desafío que nos planteamos hace más de 30 años y seguimos en pie", agregaron.

LA BELLA ÉPOCA: Después de muchos años, la chicha cochabambina retoma el protagonismo de la "bella época" de la llajta, cuando esta bebida era la principal fuente de ingresos de las alcaldías y generadora de progreso y desarrollo, ya que gracias a los impuestos se construyó la primera usina hidroeléctrica de Chocaya, el estadio Félix Capriles y los asfaltados de las principales calles y avenidas de la ciudad capital.

El impuesto a la chicha fue también el principal ingreso para las alcaldías provinciales, que en los hechos dependían de estos recursos para el mantenimiento administrativo y la ejecución de obras.

Es que la tradicional chicha es uno de los mayores símbolos y orgullo de los cochabambinos, que trascendió nuestras fronteras hasta convertirse en el estandarte y espíritu de los bolivianos tanto dentro como fuera del país.