Arzobispo de Cochabamba piden a las autoridades del país unidad para superar los problemas

Cochabamba, 16 de agosto (Red País).-

El arzobispo de Cochabamba, Oscar Aparicio, pidió a todas las autoridades del país un trabajo en unidad para superar los problemas que aquejan al país, en especial a los más desprotegidos.

El mensaje y las reflexiones formaron parte de la homilía durante la solemne misa de fiesta en devoción de la Virgen de Urkupiña, realizada este lunes en el atrio del templo de Sal Ildefonso de Quillacollo donde se armó un bellísimo altar con motivos religiosos.

Aparicio ante una multitud de fieles que se concentró en la Plaza Principal de Quillacollo, con tono firme dijo que era fundamental, imperativamente esencial, trabajar en la unidad y juntos atender todos esos desafíos.

"El interés principal debe concentrarse en erradicar sobre todo las situaciones angustiosas que hacen sufrir al pueblo, en especial a los más desprotegidos", dijo ante la atenta mirada del presidente en ejercicio Álvaro García Linera, los gobernadores de Cochabamba y Santa Cruz, Iván Canelas y Rubén Costas y los alcaldes de Cercado y Quillacollo, José María Leyes y Eduardo Mérida, que participaron de la sagrada eucaristía.

El 15 de agosto, según el santoral católico, se recuerda la "Asunción de la Virgen María a los cielos", fecha que en el caso de Quillacollo coincide con la fiesta de Urkupiña, una de las tantas advocaciones de la Virgen María en el mundo.

DE ACUERDO: En respuesta a las reflexiones del arzobispo Aparicio, el presidente en ejercicio Álvaro García Linera, afirmó que el mensaje del religioso le llegó al corazón y manifestó su total acuerdo con que el trabajo en unidad es la mejor estrategia para superar cualquier problema o conflicto que haya en el país.

El Jefe de Estado dijo que "cuando estamos unidos, Bolivia crece, Bolivia, es respetada a nivel internacional y los sueños que tenemos como sociedad y como familia se cumplen".

Por su parte, los gobernadores Canelas y Costas, además de los alcaldes presentes, expresaron por separado, su interés y decisión de atender el mensaje de monseñor Aparicio y de trabajar de forma unida para superar los problemas nacionales, departamentales y regionales.

El mensaje/reflexión del Arzobispo de Cochabamba se dio en un contexto donde las rivalidades y enconos entre autoridades del oficialismo y oposición se van acentuando en el país, lo que también fue bien recibido por los miles de fieles que participaron de la misa de fiesta y posterior procesión por la Plaza Principal de Quillacollo.

En el recorrido la Virgen de Urkupiña fue recibida con pañuelos blancos en alto y se vio a muchos fieles derramar lágrimas de emoción, felicidad y esperanza.