Mérida maneja alcaldía como su feudo: Director de deportes trabaja sin ítem ni contrato municipal

Cochabamba, 14 de septiembre (Red País)
El director de Deportes de la Alcaldía de Quilllacollo, Christian Castellón, trabaja sin ítem ni contrato debido a que su padre Fernando Castellón ocupa un cargo municipal, por decisión personal del alcalde Eduardo Mérida Balderrama.

La denuncia fue presentada al Concejo Municipal de Quillacollo, que actualmente investiga este nuevo caso de nombramiento ilegal y nepotismo, ya que padre e hijo trabajan en la misma institución.

De acuerdo con concejal René Fernández, al no tener ítem ni contrato, todos los actos de Christian Castellón son nulos, ilegales y delictivos, pues también hace uso indebido de bienes públicos con la venia del alcalde Mérida.

"No es posible y está prohibido por normas municipales y legales, que una persona trabaje sin ítem ni contrato. Esa figura está tipificada como usurpación de funciones y tiene sanciones, pero también para la persona que permite esa situación, en este caso, el alcalde Mérida quien comete el delito de nombramiento ilegal previsto en la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz", dijo.

Asimismo, informó que la denuncia oficial enviada por un ciudadano y ratificada por funcionarios municipales que trabajan en la Dirección de Recursos Humanos, sostiene que el padre del sindicado trabaja en una de las reparticiones de la Alcaldía de Quillacollo, cometiendo nepotismo.

"Todos los actuados de Christian Castellón son ilegales, especialmente contratos, compras y representaciones, y eso lo sabe el alcalde Mérida por lo que debe prescindir de sus servicios. Independientemente de ello, Castellón ya perpetró delitos y debe ser procesado por las instancias pertinentes", dijo.

La Dirección de Deportes de la Alcaldía de Quillacollo administra el 3% del presupuesto general en cumplimiento de la Ley de Deportes, y entre sus responsabilidades figura la atención a las escuelas de deportes, compra de indumentaria y material deportivo, trofeos y recursos para viajes de las delegaciones y otros requerimientos. Se estima que el presupuesto de esta gestión alcanza a 5 millones de bolivianos.
//AMG/JLZ//