Cochabamba, 15 de septiembre (Red País).-

Autoridades municipales y ciudadanos de Quillacollo sospechan que el alcalde Eduardo Mérida Balderrama tramó un "autoatentado" con fines exclusivamente políticos, ya que en todas sus intervenciones públicas va forzando vincular al presunto asesino con autoridades de gobierno y dirigentes vecinales de esta ciudad.

Entre las razones para esta sospecha o "duda razonable" figurarían antecedentes de una anterior denuncia contra un presunto sicario que habría sido contratado para matarlo, inculpando de ello al exalcalde Charles Becerra. El caso quedó en nada y todos se olvidaron del asesino que quiso segar su vida por unos cuantos billetes, situación que puede ser comprobado en instancias judiciales y en la cárcel San Pablo de Quillacollo.

Asimismo, desconfían de la veracidad de los hechos, debido a las declaraciones contradictorias del alcalde Mérida ante los diferentes medios de comunicación, donde pretendió vincular al presunto asesino con exgobernantes, actuales ministros y al propio presidente Evo Morales Ayma.

Se trataría de un intento de desviar la atención de los más de 20 juicios y denuncias de corrupción que enfrenta en varios juzgados y fiscalías desde mucho antes que sea Alcalde de Quillacollo.

Extraoficialmente se conoce de un proceso que radicaría en una fiscalía anticorrupción de Quillacollo en torno a la falsificación de dos libretas de servicio militar, que podrían inhabilitarlo de seguir al mando de la Alcaldía. Esta sería la verdadera causa para montar un "show mediático" de proporciones, utilizando a un presunto "demente".

Asimismo, entre otra de las razones para sospechar de un show montado, figuraría una feroz campaña por las redes sociales con sitios "truchos" donde se pretende vincular a dirigentes vecinales y periodistas con el presunto asesino armado de un machete, tijera y una biblia. En las páginas de internet y redes sociales que administran funcionarios municipales leales al alcalde Eduardo Mérida y su esposa Jovanna Maldonado, se difunden memes e imágenes editadas direccionadas a los propósitos de encontrar autores y culpables del atentado contra la autoridad municipal.

Esos elementos, según anunciaron concejales de Quillacollo, serán presentados a los responsables de las investigaciones policiales para esclarecer los hechos.

REACCIONES: Respecto a este nuevo escándalo mediático, el concejal Zacarías Jayta rechazó las declaraciones del alcalde Mérida, quien en una entrevista en un canal regional intentó ligar al presunto asesino con los concejales, quienes le "fabricarían juicios todos los días".

Asimismo, el concejal René Fernández dijo que esperará el informe final de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) para luego pronunciarse, aunque anticipó que existen elementos contradictorios en las versiones del acusado de ser asesino con las brindadas por el alcalde Mérida. "Todo hace ver que se trataría de autoatentado, pero eso lo dirá la policía", agregó.

Por su parte, la diputada por Quillacollo, Rosmery Arias descartó cualquier posibilidad de que el Gobierno esté detrás del intento de asesinato del alcalde Mérida. "Nos da la impresión que el Alcalde recurrió a algo muy peligroso, por lo que vamos a exigir que las investigaciones sean minuciosas, imparciales y profundas caiga quien caiga. Tenemos muchas dudas y sospechas", dijo.

De la misma manera, el dirigente del Movimiento al Socialismo de Quillacollo, Fernando Velarde repudió las insinuaciones del alcalde Eduardo Mérida de un presunto complot en su contra por parte del Gobierno y autoridades masistas.

"Por las declaraciones contradictorias y absurdas del alcalde Mérida sobre el presunto atentado, colegimos que la autoridad enfrenta una grave sicosis de persecución y culpa de ello al gobierno, como ya lo hizo en una anterior oportunidad al inventarse un sicario a sueldo. Vamos a pedir que el alcalde Mérida sea sometido a un estudio siquiátrico junto al presunto asesino para saber quién sufre de demencia, ya que siempre se autocalificó como el loco Mérida", finalizó.
//AMG/JLZ//