Fracasó cabildo abierto por escasa convocatoria: Control Social sale en defensa de los hechos de corrupción

Cochabamba, 11 de octubre (Red País).-
Dirigentes del Control Social de Quillacollo, leales al alcalde Eduardo Mérida Balderrama, fracasaron en su intento de llenar la Plaza Bolívar para respaldar la gestión edil, ya que tuvo una escasa respuesta de la población, que en su mayoría rechaza los hechos de corrupción que involucran a la esposa de la autoridad, Jovanna Maldonado y su operador Richard Agreda.

El cabildo abierto de este lunes por la mañana y que fue convocado por dirigentes del Control Social tuvo una menguada presencia de vecinos, y sólo participaron, obligados, algunos funcionarios municipales y comerciantes de la Plaza 27 de Mayo. La mayoría desconocía las razones de la convocatoria al cabildo abierto, y a la conclusión realizaron filas para recibir "fichas de asistencia".

Los asistentes a la asamblea, y los que hicieron uso de la palabra, se limitaron a señalar reiteradamente a que se busca asestar un "golpe municipal" al alcalde Eduardo Mérida Balderrama.

Se refirieron a que los argumentos de falsificación de su libreta militar no eran reales, por lo que se trataría de pruebas fabricadas para sancionar al alcalde Mérida. Casi ninguno de los dirigentes vecinales y del Control Social, mencionó los hechos de corrupción que involucran al alcalde Mérida, su esposa Jovanna Maldonado y Richard Agreda, el recaudador de la pareja.

ROTUNDO FRACASO: Según el concejal Zacarías Jayta, el cabildo abierto fue un "rotundo fracaso" por la poca asistencia de la gente. "Los participantes del cabildo no pasaron de las 1.000 personas, lo que confirma su fracaso, y el rechazo de los vecinos a los graves hechos de corrupción que implican a la esposa del alcalde Mérida en cobros de diezmos, extorsión, destrucción de trámites, venta de cargos y aprobación ilegal de urbanizaciones", dijo.

La autoridad afirmó que las horas del alcalde Mérida están contadas, porque los operadores de justicia determinaron su imputación por la falsificación de la libreta de servicio militar. Asimismo, dijo que está pendiente el cumplimiento del laudo arbitral en favor de los trabajadores y el esclarecimiento de los "audios de la corrupción" que puso al descubierto el accionar de un "clan familiar mafioso".

"Lamentamos mucho que los dirigentes del Control Social, lejos de pronunciarse y combatir los hechos de corrupción se hayan parcializado con el alcalde Mérida. Ahora entendemos el porqué de la conducta de los dirigentes del Control Social, ya que muchos de ellos estarían implicados en los jugosos negocios", agregó.

Finalmente dijo que los concejales seguirán fiscalizando el accionar de las autoridades del Ejecutivo, y no descansarán hasta sancionar a los implicados en los graves hechos de corrupción que ubica a Quillacollo como a uno de los municipios más "corruptos del país".

//AMG/JLZ//