Funcionarios son perseguidos: Practican “terrorismo municipal” contra opositores al alcalde Mérida

Cochabamba, 5 de noviembre (Red Pais).-

El alcalde Eduardo Mérida Balderrama, fiel a su pensamiento fascista y dictatorial, instauró desde hace meses una especie de "terrorismo municipal" en la Alcaldía de Quillacollo, cuyas principales víctimas son los funcionarios ediles contestarios a su gestión.

Para controlar las acciones de los funcionarios que no comulgan con el accionar del alcalde Mérida, sus estrechos colaboradores formaron una especie de comisarios internos con la única misión de "cazar" a los traidores y desleales y destituirlos de la Alcaldía.

La denuncia corresponde a la asambleísta por Quillacollo, Lizeth Beramendi, quien afirmó que recibió denuncias de que Mérida montó en varias reparticiones municipales, una especie de grupos de "inteligencia y matonaje" que tienen la misión de escarmentar a los soplones y leales a los concejales.

"Todo lo que me comentaron y denunciaron son como para no creer, y es terrorífico, ya que todos los funcionarios viven y trabajan en un clima de terror por las presiones que ejercitan los leales al alcalde Mérida. Muchos me contaron que incluso les revisan sus celulares y computadoras, además de sus carteras y carpetas, en el afán de encontrarles con algo comprometedor con los concejales y opositores", dijo.

Beramendi también dijo que los funcionarios que se animaron a denunciar los hechos ilegales y abusivos, le confirmaron que en la Alcaldía de Quillacollo era un pecado hablar de los nueve concejales contrarios a la gestión de Mérida, peor referirse al periodista Walter Gonzales Valdivia a quien lo tildó de ser su "peor enemigo", por lo que ordenó montar vigilancia delante de su oficina en la calle Villazón.

"Asimismo, en varias ocasiones instruyó a sus matones perseguirlo y golpearle. Lo mismo sucede con los concejales a quienes se los persigue utilizando toda la logística municipal", dijo.

URBANISMO
Según Beramendi, sería en la Dirección de Urbanismo, Catastro, Tesoro Municipal y RUA donde el control de los grupos de inteligencia y matonaje funciona a la perfección, porque se ejercita la presión, el chantaje y la amenaza a todos los sospechosos de infidencia.

Sostuvo que al margen del control de los traidores y desleales, continúa con mayor fuerza los hechos de corrupción liderados por Jovanna Maldonado Villarroel, esposa del alcalde Mérida, quien habría formado una red para esos fines.

"Por todas las denuncias que tengo, la esposa del alcalde Mérida, sigue pisando fuerte en la Alcaldía, pese al escándalos de los denominados audios de la corrupción que la involucran en venta de cargos, cobro de diezmos a empresas, proveedores del desayuno escolar, loteamientos ilegales y destrucción de trámites de sus rivales políticos y sentimentales. Vamos a proseguir con nuestro trabajo de fiscalización y denuncias hasta que la justicia se haga cargo del clan familiar", finalizó.
AMG//