Costó más de $us 8 millones: Plan Maestro se destruye y Quillacollo ya sufre la escasez de agua potable

Cochabamba, 22 de noviembre (Eltunari.com/Red País).-

El afamado Plan Maestro de Agua Potable y Alcantarillado de Quillacollo se destruye a pedazos, y los vecinos de esta ciudad ya sufren los rigores de la escasez de agua y los graves efectos de la ausencia de alcantarillado sanitario.
Al margen de esta delicada situación, las cañerías y tubos para los sistemas de agua potable y alcantarillado, están sin uso desde hace nueve años, hecho que va deteriorando su consistencia.


Frente a esta realidad, el Viceministerio de Aguas y Medio Ambiente lanzó una dura advertencia al alcalde Eduardo Mérida Balderrama de cobrar automáticamente la deuda de más de 8 millones de dólares que fueron empleados en la ejecución del Plan Maestro de Agua Potable y Alcantarillado para Quillacollo, sino reactiva lo más antes posible el proyecto.
La amenaza incluye retomar las obras hasta su total conclusión y puesta en servicio de la población, caso contrario se ejecutará el débito automático del empréstito otorgado por el gobierno a la Alcaldía de Quillacollo para superar los déficits de servicios de agua y alcantarillado en los distritos más poblados de esta ciudad.
El viceministro de Aguas, Rubén Méndez, comunicó de ese extremo a los miembros del Concejo Municipal de Quillacollo y al propio alcalde Mérida, a quien responsabiliza del abandono de la megaobra que debía beneficiar a más de 40 mil familias.
La autoridad de Gobierno, recordó que las obras del Plan Maestro se iniciaron en 2007, y transcurridos más de nueve años están inconclusas y abandonadas, corriendo el riesgo de un deterioro permanente hasta su destrucción.
Según antecedentes técnicos, hasta ahora se han invertido más de seis millones de dólares, quedando por ejecutar la planta de tratamiento y las fuentes de agua, que nadie sabe cuándo proseguirán porque las sucesivas autoridades se dedicaron a acusarse e interponerse juicios legales abandonando la obra.
INEFICIENCIA
De proseguir la situación de abandono del Plan Maestro, el presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López afirmó que el único responsable del débito automático y la sistemática destrucción del proyecto por el abandono, será el alcalde Eduardo Mérida Balderrama.

"Lejos de buscar el sitio adecuado para el emplazamiento de la planta de tratamiento y las fuentes de agua, el alcalde Mérida se ha dedicado a impulsar juicios contra los exalcaldes por presunta estafa, cuando lo que él hace es lo mismo. El abandono de la obra y su desastre será de su exclusiva responsabilidad, lo mismo que las sanciones económicas que anuncia el gobierno a través del Viceministerio de Aguas", dijo.
Para evitar una sangría económica a la Alcaldía de Quillacollo, Osinaga planteó al alcalde Mérida, a retomar con responsabilidad la conclusión de la obra y su funcionamiento para beneficiar a más de 40 mil familias. No hacerlo significará incumplimiento de deberes y daño económico a Quillacollo, agregó la autoridad.
Por otra parte, hace días las exautoridades ediles y las empresas que construyeron el Plan Maestro de Agua Potable y Alcantarillado fueron sobreseídos por las autoridades judiciales, dejando en el mayor abandono el proyecto.

Según iniciales investigaciones, el sobreseimiento habría sido pactado entre los abogados del alcalde Eduardo Mérida y los representantes legales del Consorcio Cochabamba y la supervisora Macros, quienes ahora no tendrían ninguna responsabilidad en la prosecución de las obras. Mientras tanto la población sufre los efectos de la escasez de agua y la falta del servicio de alcantarillado.
AMG//