Trabajos improvisados: Vía que conduce al cementerio de Quillacollo se despedaza por mala reposición de asfalto

Cochabamba, 4 de diciembre (Red País).-

La avenida Max Bascopé que comunica con el cementerio de Quillacollo, se despedaza y hunde por la pésima reposición del asfalto tras ejecutarse obras de alcantarillado sanitario.

Para el colocado de tubos de alcantarillado se abrieron zanjas en ambas vías de la avenida Max Bascopé, para luego reponer el asfalto destruido. La empresa que se hizo cargo de la obra que costó más de 500 mil bolivianos, pese a las observaciones de los vecinos, no realizó una reposición adecuada de la capa asfáltica por lo que se registran hundimientos, destrozos y aparecen agujeros altamente peligrosos para la circulación de vehículos.

Según las versiones de los vecinos, en octubre pasado, por una mala calidad en la reposición del asfalto, un vehículo de una empresa distribuidora de gaseosas sufrió un accidente que casi provoca una tragedia.

LAS LLUVIAS
Con las primeras lluvias de los últimos días, la situación de la avenida Max Bascopé se complicó aún más, debido a los destrozos y hundimientos peligrosos que se registran en la doble vía que conduce al cementerio, y que al parecer no interesa a ninguna autoridad, especialmente al alcalde Eduardo Mérida que se ufana de sus obras improvisadas.

Debido a las precipitaciones pluviales, la vía enfrenta más deterioros poniendo al descubierto el daño a los vecinos y la mala calidad de las obras, por lo que debería instaurarse una acción legal a la empresa por perjuicios.

Según testimonios de algunos miembros de la empresa, y transmitidos a los dirigentes vecinales, éstos habrían señalado que ya cumplieron con el contrato, además de haber sido víctimas de extorsiones con el pago de los famosos "diezmos".

 

.          
AMG//

------------- 000000 ----------