Convierten escenario del teatro Teófilo Vargas en comedor y cantina para despedir el 2016

Cochabamba, 02 de enero (Red País).-

El escenario principal del teatro municipal "Teófilo Vargas Candia", único espacio público para las prácticas culturales, fue convertido en comedor y cantina para despedir el 2016 y brindar por el advenimiento del nuevo año 2017.

Los autores del atentado a este centro cultural y la memoria del insigne compositor de fama internacional, fueron miembros de la Dirección de Cultural, Turismo y Deportes de la Alcaldía de Quillacollo, a cargo del profesor Rodolfo Medrano y 12 funcionarios.

El hecho deplorable ocurrió el viernes a las 16.30 en el escenario principal del teatro municipal donde se armó una mesa con sillas debidamente decoradas con manteles cobertores, flores y vajilla de primera. Asimismo se colocó vinos para el brindis de fin de año, refrescos y cerveza para acompañar un sabroso picante de pollo contratado para la ocasión.

PRESENCIA INESPERADA

Según testimonios de funcionarios municipales a los que tuvieron acceso los medios de comunicación, cuando los doce comensales se deleitaban del suculento platillo, irrumpió abruptamente el lugar el alcalde Eduardo Mérida Balderrama, junto al director de Seguridad Ciudadana, Jesús Pardo; el director de Tesoro Municipal, Alex Angulo; el jefe del Impuesto a la Chicha, Abat Sevilla y el dirigente del Comité Político, Jorge Nicolás, interrumpiendo el festejo.

La autoridad edil al sorprenderles en dicho acto, les lanzó una mirada furiosa para luego increparles con duras palabras, al extremo de insultarles, humillarles y advertirles de que si la prensa se enteraba les iba a meter a la cárcel.

No conforme con la reprimenda, convocó al jefe de personal Javier Gutiérrez para tomar nota de los funcionarios que convirtieron el atrio del teatro en comedor y cantina, abriendo la posibilidad de ser echados de la Alcaldía sin previo proceso administrativo.

PARADOJAS

Paradójicamente, un día antes (jueves29), el alcalde Mérida participó de una "comilona" en la posta municipal donde entregó ropa de trabajo a pocos trabajadores.

Antes del brindis obligó a todos los funcionarios a apagar sus celulares, incluso hubo amagos de decomiso de los aparatos para evitar grabar y filmar el acto donde afirmó: "Mis detractores se quedarán con las ganas de mi destitución y encarcelamiento, porque no me iré de la Alcaldía, no voy a dejar la Alcaldía porque me apoya mi pueblo".

En la oportunidad abrió la posibilidad de una "masacre blanca" ya que anunció que "quiere personal nuevo en todas las reparticiones, sin importarle si apoyaron o no en su campaña para ser alcalde de Quillacollo".
//AMG/EFN//