El francés que corre el Dakar 2017 sin brazos ni piernas

Cochabamba, 4 de enero (Los Tiempos).-

El francés, Philipe Croizon, quien años atrás perdió sus cuatro extremidades, decidió asumir la "prueba más dura del planeta" sobre un buggy adaptado exclusivamente para él.

En marzo de 1994, mientras intentaba arreglar la antena de su casa, sufrió una descarga eléctrica de 20 mil voltios. Los médicos le salvaron la vida pero debieron amputarle ambas piernas y brazos para que pueda sobrevivir.

Su recuperación se basó en el deporte y las aventuras. En 2010 cruzó nadando el Canal de la Mancha y dos años más tarde unió los cinco continentes de la misma manera.

Tras lograr convencer a las máximas autoridades del rally más importante del mundo, comenzó la adaptación del vehículo y su preparación para asumir el Dakar 2017.

Su motorizado consta de una caja de cambios automática y se maneja con un joystick, por lo que no tiene necesidad de tocar el volante ni los pedales.

Croizon no está solo en esta aventura ya que detrás de él habrá un equipo de asistencia 12 personas que estarán al pendiente de cualquier inconveniente o accidente.