Cochabamba, 5 de enero (Red País).-

La audiencia de medidas cautelares en contra del alcalde Eduardo Mérida Balderrama por falsificar su libreta militar de redención se realizará este viernes 6 a las 9.00 en ambientes del Juzgado Tercero de Instrucción en lo Penal de Quillacollo, y no será trasladada a otro distrito

.

Para esta ocasión las partes querellantes fueron notificadas con la debida anticipación, y los fiscales anticorrupción que investigaron el caso de falsificación de su libreta, ratificaron la detención preventiva del alcalde Mérida en un penal de Cochabamba. La autoridad está acusada de los presuntos delitos de Falsedad material, Falsedad ideológica y Uso de instrumento falsificado, que según el Código Penal prevé 12 años de cárcel.

La audiencia de medidas cautelares se reinstalará este viernes 6 a las 9.00 en el Juzgado respectivo, tras haber sido suspendida el pasado 25 de noviembre debido a que Mérida interpuso un recurso de prescripción de los delitos. El pedido ya fue resuelto por la jueza María Teresa Apaza Paz, quien habría rechazado el incidente, por lo que el juicio debe continuar con la aplicación de medidas cautelares, entre los que se prevé su detención preventiva, dando lugar a un posible cambio de Alcalde en Quillacollo.

Según los abogados del principal querellante, Álvaro Zamorano Huacaña, la autoridad judicial que atiende la causa debe regirse a lo que dice la norma procesal y dictar el encarcelamiento del alcalde Mérida, ya que los delitos así lo determinan.

DENUNCIAS
Gilmar Terrazas y Max Ureña, abogados de Zamorano, denunciaron que Mérida incumplió las órdenes de la jueza Apaza de no realizar declaraciones en contra del sistema judicial y ligar a jueces y fiscales con el gobierno y el Movimiento al Socialismo (MAS).

Asimismo, revelaron que Mérida vulneró las instrucciones judiciales al vincular a los querellantes con instancias políticas, por lo que debe ser arrestado, conforme las advertencias vertidas por la Jueza en la audiencia del pasado 25 de noviembre.

"En todo este tiempo Mérida, y así lo confirman imágenes, recortes de periódicos y grabaciones, se dio a la tarea de descalificar el trabajo de fiscales, jueces, concejales y querellantes, afirmando que los juicios en su contra eran políticos. Concretamente señaló que se trataba de persecución política para lo que se usaba a jueces y fiscales que buscaban su encarcelamiento", agregaron.

Tanto Terrazas como Ureña expresaron su temor de que Mérida recurra nuevamente a la "chicana judicial" para impedir la realización de la audiencia de medidas cautelares o llegue a forzar su suspensión por algunos días.
//AMG/EFN//