Calle España es considerada “zona roja”; los vecinos piden seguridad

Cochabamba, 8 de enero (Los Tiempos)

"Zona roja", así es considerada ahora la calle España —ubicada a pocas cuadras de la Policía, Gobernación, Alcaldía, kínder Cochabamba, iglesia y museo de Santa Teresa— debido a la proliferación de lugares de expendio de bebidas alcohólicas, presencia de pandillas e incluso la circulación de droga, según alertó ayer el comandante de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), Nelson Miranda.

El dirigente del Control Social del Distrito 10, Fernando Vargas, informó que la extrema inseguridad del lugar, en pleno centro histórico de la ciudad, mantiene "alarmados" a los vecinos, quienes son testigos de peleas, asaltos, robos e incluso apuñalamientos. "No hay forma de circular en la calle España a partir de las 22:00 y 23:00 sin ver escenas que preocupan", expresó.

El dirigente de la OTB Santa Teresa, José Gonzales, denunció que los locales atienden desde las 18:30 hasta pasada las 3:30 de la madrugada todos los días y sin ningún control. Muchos de ellos trabajan a puertas cerradas.

Los días más conflictivos e inseguros son los viernes, sábados y domingo. Sólo en la calle España entre Heroínas y Mayor Rocha —a lo largo de dos cuadras—, Gonzales identificó ocho centros de expendio, comúnmente llamados "boliches". El dirigente pidió a la Alcaldía no otorgar licencias de funcionamiento, mientras estos centros no cumplan con las condiciones para operar.

El jefe policial lamentó que, hace más de un año, la zona no cuenta con la cámara de vigilancia del Ojo Vivo. Explicó que, en el pasado, un conductor colisionó contra el equipo, pero resarció los daños con 3.000 dólares. A pesar que la dirección de Telemática de la Policía envió cinco cartas a la Alcaldía para la reposición de la cámara, Seguridad Ciudadana del municipio todavía no instaló el equipo. "Es un lugar que está sin control ni monitoreo por parte de la Policía", expresó.

De forma contradictoria, los locales cuentan con hasta cuatro cámaras de seguridad en sus ingresos. "Sus cámaras tipo domo las dirigen hacia lugares no precisamente de sus accesos, sino a espacios donde se va acercar la Policía", explicó el jefe policial.

Miranda recordó que de acuerdo a la norma municipal 017/2014 los bares y discotecas no pueden funcionar a 100 metros de unidades educativas, iglesias y museos. Los vecinos anunciaron movilizaciones.

OPERATIVO CLAUSURA LOCAL

La Policía identificó cuatro locales de expendio de bebidas ubicados en la calle España y Ecuador como los "más conflictivas" puesto que "funcionan de manera ilegal", sin licencia de funcionamiento. Se trata de Voce, Ekinoccio, Diesel y Urban. A pesar que cuentan con "clausura definitiva", volvieron a operar. Los locales cuentan con "relacionadores" o jóvenes que "reclutaban" consumidores para trabajar a puertas cerradas. Incluso contratan a pandilleros del grupo juvenil "Los Gígolos" para trabajar como "guardias", denunció Miranda. Uno de ellos fue remitido a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) por portar gas lacrimógeno.

Un operativo, realizado ayer en el marco del Plan Tukuy Rikuy a la calle España entre la Policía y la comuna Adela Zamudio, concluyó con la clausura del local Urban, donde el delincuente Alias "Calulas" fue encontrado consumiendo bebidas alcohólicas, además de siete personas arrestadas, entre ellos un extranjero. En el lugar se encontraron 150 jóvenes, a pesar que la infraestructura no contaba con esa capacidad y tampoco con las condiciones de seguridad. "El local, extrañamente, se encontraba a cargo de la misma administradora de Voce y Diesel. Creo que es la mamá de los dueños. Si clausuran uno, se sube a la planta de arriba o se traslada al lado", expresó Miranda. Lamentó que la Intendencia municipal no colabora con el control.