Maniobra Política: Denuncia de violación contra abogado fue armado por Eduardo Mérida en represalia por juicios

Cochabamba, 9 de enero (Red País).-

La denuncia seguida de un escándalo mediático en contra del abogado Max Ureña Cadima, habría sido armada y pagada por el alcalde Eduardo Mérida Balderrama en represalia y venganza por los juicios que le instauró el profesional por falsificar su libreta de servicio militar, asesorar a los trabajadores municipales en el caso laudo arbitral y ganarle amparos de cumplimiento que ponen al descubierto una descomunal corrupción en varias reparticiones de la Alcaldía de Quillacollo.

La participación, entre bambalinas, del alcalde Mérida fue revelada por el abogado Ureña, la mañana de este lunes, durante una entrevista en la Red ATB, y corroborada por versiones de su abogado Gilmar Terrazas, que pidió apegó a la verdad y respeto al debido proceso al medio de comunicación que difundió la noticia en tres ocasiones cuando sólo se trata de una denuncia y el inicio de un proceso en una fiscalía de Quillacollo.

Ureña dijo que se trata de un caso político porque advierte la mano negra del alcalde Mérida, ya que el abogado que defiende a su detractora o la autora de la denuncia de violación, dopaje y extorsión, es un abogado externo de la Alcaldía de Quillacollo.

"Mi dignidad está mellada por los suelos. Este es un caso político, porque los de la Alcaldía de Quillacollo están fuera del recinto de este canal de televisión. La denuncia fue armada por el alcalde Eduardo Mérida que está acostumbrado a montar e inventarse procesos, y eso todos los saben en Quillacollo", dijo.

Durante su comparecencia televisiva, Ureña denunció, mostrando una publicación de un medio escrito de hace años, que Mérida prefabricó pruebas para condenar a un menor inocente acusado de violación.

"Este juicio en mi contra es político, y lo sostengo, porque mi persona interpuso un amparo constitucional en contra de la OTB Villa Pucara donde el alcalde Mérida quería construir una cancha. Asimismo soy abogado del dueño de los terrenos donde se construye la terminal de buses de forma ilegal, también asesoro a los trabajadores municipales en el caso Laudo Arbitral que Mérida se resiste a cumplir y fui contratado junto a otros abogados en el bullado caso de la falsificación de la libreta de servicio militar del alcalde, además de ganarle recientemente una acción de cumplimiento poniendo al descubierto la corrupción en las direcciones de Urbanismo y Catastro", dijo.

LA MANO NEGRA
En contacto con este medio de comunicación, el abogado Ureña reafirmó que detrás del juicio inventado está la mano del alcalde Mérida, quien habría jurado ante los funcionarios municipales que el profesional pagaría caro su atrevimiento.

Sostuvo que por testimonio de varios funcionarios municipales, Mérida ordenó al director de Seguridad Ciudadana, Jesús Pardo a convencer a la supuesta víctima de violación de denunciar ante la fiscalía al abogado Max Ureña a cambio de una buena recompensa económica. Asimismo, le habría instruido contratar los servicios del abogado Ludwig Ledezma para asistir a la víctima y provocar un "escándalo de proporciones nunca antes vista en Quillacollo".

Ureña también afirmó que una vez presentada la denuncia ante la fiscalía contra la violencia, Mérida se habría encargado de llamar a cada uno de los medios de comunicación para amplificar el hecho, cuando se encuentra en su fase de "denuncia" y ni siquiera fue notificado con el caso.

Sobre el particular, el abogado Gilmar Terrazas lamentó que algunos medios de comunicación hayan hecho un mal manejo de la denuncia, acusando, etiquetando y sentenciado a Ureña como a un violador o delincuente.

El abogado pidió a los medios que dejen trabajar a los administradores de justicia y no mellen la dignidad de las personas, en este caso del abogado y su familia.
AMG// EFN