El llanero solitario” del Dakar continúa en la lucha pese a las dificultades

Cochabamba, 10 de enero (Pajina Siete).-

Ayer iba de un punto a otro en el campamento del rally Dakar instalado en el Colegio Militar en búsqueda de unos repuestos que le permitan arreglar algunos inconvenientes que se presentaron en su motocicleta que, dicho sea de paso, es prestada.

Tras el día de descanso y con la convicción de terminar la competencia, el cochabambino Danny Nogales nuevamente partió hoy con la meta de concluir la etapa y lo logró, aunque sea de último, pero llegó a Uyuni.

Desde el inicio del rally, Nogales ha estado en los últimos lugares. Hoy no fue la diferencia. Arribó en el último lugar de la categoría motos (110) con un tiempo de 5h31m24s, a aproximadamente 3 horas y media de diferencia con el ganador de la etapa, el estadounidense Ricky Brabec, que completó la prueba en 2h02m05s.

El caso de Nogales es "especial", atinó a decir la tarde de hoy el ministro de Culturas, Marko Machicao, quien describió que, a diferencia de otros competidores, el cochabambino debe superar las dificultades "de manera solitaria", ya que no cuenta con un mochilero, menos con un motor home donde pueda planificar y pasar las noches previas a las siguientes etapas.

Nogales tiene una carpa de color rojo para dormir tras las agitadas jornadas del rally y el equipo que le sigue lo espera siempre fuera del campamento del Dakar, ya que el ingreso de un vehículo al vivac implica un gasto de entre 15.000 a 25.000 dólares adicionales.

Puede leer también: Nogales, un piloto de ñeq'e que corre con moto prestada

Nogales es pundonor puro. Pese a estas carencias –la principal es la económica porque no tiene el respaldo económico del cual gozan otros pilotos nacionales– continúa en la lucha y genera aplausos de quienes lo ven llegar a la meta, lo que le motiva a seguir en pie de lucha.

No obstante, esas carencias se traducen en votos de apoyo, al menos en las redes sociales, donde las muestras de cariño no se dejan esperar. Hay quienes lo califican ya como un ganador, otros como un héroe por su empeño, otros lo felicitan y le llaman "el llanero solitario".