Según director provincial: Ni con mil efectivos de tránsito se salvará a Quillacollo del caos vehicular

Cochabamba, 13 de enero (Red País).-

Ni con mil efectivos de tránsito se solucionará el caos vehicular que enfrenta la ciudad de Quillacollo, porque se trata de un problema estructural que requiere de una férrea voluntad política y social de todos los sectores involucrados.

Los conceptos corresponden al director de la Unidad Operativa de Tránsito de Quillacollo, Marco Miranda Zamorano, quien confirmó que el intenso tráfico de rodados colapsó a esta ciudad con graves consecuencias para su futuro, ya que su centro urbano es un infierno que pone en riesgo la seguridad de los peatones y usuarios.

"Ni trayendo mil efectivos de Cochabamba vamos a salvar a Quillacollo del caos vehicular, porque los intereses políticos, gremiales y de algunos vecinos, impiden que se haga realidad el plan de ordenamiento del transporte público y privado. En ausencia de ese plan que está postergado por más de 10 años, es que el centro urbano de Quillacollo es un martirio para los peatones y usuarios", dijo.

Ante las críticas de algunos sectores, en especial de algunas autoridades municipales, Miranda afirmó que el conflicto al ser estructural, también requiere de soluciones estructurales y definitivas, antes que el mal se consolide para siempre como ocurrió en La Ceja de la ciudad de El Alto del departamento de La Paz.

LOS INTERESES
Según Miranda, sólo con la voluntad política de las autoridades municipales y de los dirigentes del transporte de Quillacollo, además de los comerciantes y dueños de casa de las arterias principales del centro urbano, se logrará una solución para bien de la imagen de esta ciudad.

La autoridad policial afirmó que urge la necesidad de que todas las líneas de transporte que integran la Central de Transporte de Quillacollo, se reúnan para reactivar el Comité de Transporte y traten el plan de ordenamiento vehicular, despojándose de intereses mezquinos.

De la misma manera sostuvo que el alcalde Eduardo Mérida Balderrama, el intendente Yesid Alarcón y el director de Tráfico y Vialidad, deben dedicarse a formular una propuesta de reordenamiento para su análisis y posterior aprobación por el Concejo Municipal de Quillacollo.

COMERCIANTES
De acuerdo al diagnóstico realizado por el Director de la Unidad Operativa de Tránsito, el caos vehicular está ligado a la invasión de los comerciantes a las aceras, calzadas y plazas del centro urbano, y de sitios aptos para el negocio.

"El centro urbano o casco viejo ha colapsado definitivamente, gracias al desorden de los comerciantes y dueños de viviendas, quienes invaden las calles y aceras. Las plazas Bolívar, 15 de Agosto, de Granos, del Estudiante y 6 de Agosto, que están ubicadas en el corazón de la ciudad, están convertidas en mercados donde impera la ley de los dirigentes", agregó.

De la misma manera dijo que las calles Waldo Ballivián, Suárez Miranda, Santa Cruz, Gral. Pando, Cochabamba, Sucre, Abaroa y las vías adyacentes a la Plaza Bolívar, están repletas de comerciantes, lo que influye en el flujo vehicular.

Finalmente, afirmó que en la avenida Blanco Galindo, en el tramo entre la terminal de buses y la avenida Nélida Mercado, transitar es una misión imposible por la presencia de comerciantes ambulantes, talleres de toda laya y la presencia de las líneas de transporte que se disputan la Plaza Bolívar como parada y llegada.
AMG//EFN