La venganza del alcalde: Denuncias contra abogado buscaron paralizar juicios en contra de Mérida

Cochabamba, 16 de enero (Red País).-

Las denuncias de presunta violación en contra del abogado Max Ureña Cadima, sólo buscaron paralizar los juicios y revelaciones de hechos de corrupción en la Alcaldía de Quillacollo, y que implican al alcalde Eduardo Mérida Balderrama, su esposa Jovanna Maldonado y Richard Agreda en los denominados "audios de la corrupción".

El abogado difamado e injuriado por falsas y forzadas denuncias de violación, extorsión y violencia en contra de una mujer de 34 años, cuatro hijos y esposo, este lunes prestó sus declaraciones informativas ante el fiscal asignado al caso, comprobando que la acusación del pasado 9 de enero a las 9.00, es falsa, tendenciosa y temeraria.

Tras su declaración ante el Ministerio Público, verificó que la misma fue falsa y montada, según testimonios de funcionarios municipales, por el alcalde Eduardo Mérida y su esposa Jovanna Maldonado, quien habría "contratado" a la mujer supuestamente víctima de violación.

El caso fue todo un escándalo mediático propiciado y montado por Mérida, quien habría tomado contacto con un periodista de la Red ATB para difundir la noticia de forma "escandalosa y repetitiva". El caso fue difundido con ribetes de escándalo los días 6, 7 y 9 de enero pasado por ese medio de comunicación, sin que el abogado haya sido notificado con el caso.

Según los testimonios, el escándalo buscó dañar la imagen del abogado Max Ureña, en revancha por los procesos que atendió en contra de Mérida, como los casos del Laudo Arbitral, la falsificación de la libreta de servicio militar y varios amparos de cumplimiento que pusieron al descubierto graves hechos de corrupción en las direcciones de Catastro y Urbanismo.

ABANDONO DEL CASO

Tras las declaraciones informativas de Ureña, se verificó que transcurridos 10 días de la denuncia por violación, la supuesta víctima y su abogado, no se apersonaron a la Fiscalía para proseguir con el caso.

"La presunta víctima y su abogado Ludwig Ledezma abandonaron el caso, después de montar un escándalo que buscó dañar la imagen, honorabilidad y fortaleza del abogado Ureña. Hasta ahora no hay una sola declaración personal de la víctima, mucho menos testigos, pruebas y el certificado forense que acredite los hechos denunciados", dijo Gilmar Terrazas, abogado de Ureña.

Frente a este hecho que sólo podría caber en mentes podridas y desquiciadas, Terrazas expresó el temor de varios profesionales de que Mérida ensaye nuevas denuncias y escándalos para deshacerse de sus críticos.

En círculos de los querellantes, especialmente del caso de la falsificación de su libreta de servicio militar, se conoció que el alcalde Mérida intentaría "comprar" al denunciante Álvaro Zamorano Huacaña para evitar que éste habrá un nuevo proceso por el presunto ejercicio ilegal de la profesión y otros hechos oprobiosos.
//AMG/EFN//