Cochabamba, 18 de enero (Red País).

Concejales de Quillacollo investigarán al secretario de Desarrollo Humano, Marco Galvez, implicado en una presunta extorsión de más de 100 mil dólares a las empresas que ejecutaron el Plan Maestro de Agua Potable y Alcantarillado (Consorcio Cochabamba y Supervisora Macros)

Dichos dineros habrían sido entregados a Galvez para que influya en el sobreseimiento del proceso judicial, que el propio alcalde instauró a las dos empresas y seis exalcaldes de Quillacollo.

Según antecedentes del Plan Maestro, la obra comenzó a ejecutarse en 2007 durante la gestión del alcalde Ricardo Mercado Mercado, y transcurridos diez años no cumple ninguna función social, temiéndose una gran estafa al pueblo de Quillacollo, ya que se invirtió más de 8 millones de dólares provenientes de la cooperación europea, aunque con una contraparte municipal.

Ante la posibilidad de que se consolide el engaño y robo, la exalcaldesa Danitza López en mayo de 2015, interpuso una querella en contra de los exalcaldes: Ricardo Mercado Mercado, Hugo Miguel Candia, Orlando Espinoza Cotari, Marcelo Galindo Gómez, Carla Lorena Pinto y Charles Becerra Sejas. El proceso penal fue continuado por el actual alcalde Eduardo Mérida Balderrama, quien politizó el caso para desviar la atención de sus 20 procesos legales que le sigue el Concejo por varios delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones.

SOBRESEIMIENTO
En noviembre pasado, el juicio por incumplimiento de deberes, conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado, fue sobreseído por la autoridad judicial que atendía el caso.

La decisión del sobreseimiento del proceso se debió a la falta de pruebas, quedando libres de culpa por el momento, los exalcaldes y las empresas que ejecutaron el Plan Maestro.

Actualmente el proyecto está inconcluso ya que falta definir las fuentes de agua, las conexiones entre la zona Norte y Sud, pasando por la avenida Blanco Galindo, y la construcción de la planta de tratamiento o laguna de oxidación. Sin esos componentes, el Plan Maestro jamás entrará en funcionamiento, constituyéndose en un "elefante blanco" y daño económico a Quillacollo que deberá devolver el empréstito de 8 millones de dólares.

EN RÍO REVUELTO...
Fiel a su conducta de abogado venal, el alcalde Mérida junto a su secretario Municipal de Desarrollo Humano, Marco Galvez, según primiciales investigaciones, jugaron a doble partida ya que habrían negociado el sobreseimiento con las empresas Consorcio Cochabamba y Macros a cambio de 100 mil dólares.

Para simular que se trató de una parcialización de la justicia con los exalcaldes "masistas", proseguirían las acciones en contra de los concejales y exautoridades por incumplimiento de deberes, daño económico y contratos lesivos al Estado.

Se trata de una típica actitud del alcalde Mérida y el abogado y exfiscal Galvez, quienes fueron denunciados ante el Ministerio de Justicia por mala praxis jurídica y cobros ilegales a sus clientes.

Según exclientes de Mérida, éste abogado siempre jugaba con la parte y contraparte, y para ello contaba con una red o consorcio de jueces, fiscales, policías y abogados.
"Nos sacaba plata con el argumento de pagar a los jueces y fiscales para que el caso salga procedente. En muchos casos los procesos salieron en contra, y cuando se le reclamaba la devolución de los dineros, Mérida reaccionaba con violencia y nos echaba de su oficina en medio de insultos y empujones", sostiene uno de los testimonios ante la ministra de Justicia Virginia Velasco Condori.

Por todo ello, los concejales convocarán al secretario de Desarrollo Humano, Marco Galvez, a responder a un cuestionario acerca de este presunto hecho de corrupción, toda vez que existe una denuncia escrita de este nuevo caso. La denuncia también será remitida al Ministerio de Transparencia y fiscalías anticorrupción.
AMG//EFN

------------- 000000 ---------------