Cochabamba, 24 de enero (Red País).-

Funcionarios municipales de Quillacollo son obligados, bajo amenaza de despido, a salir en defensa del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, quien hace días convirtió su despacho en una peluquería, y pagar el corte de su pelo con dineros de caja chica.

La noticia del presunto delito de Uso indebido de bienes y servicios y abuso de autoridad, fue difundida por la Red ATB, que al margen de comentar el caso, calificó el hecho como una conducta antiética.

La imagen de Mérida junto a un peluquero en el mismísimo despacho municipal, se hizo viral por el sitio Myquillacollo con sede en Suiza y administrado por el periodista boliviano Víctor Hugo Burgos Pereira.

La fotografía, colgada en ese sitio, hasta hoy registra más de 500 comentarios, la mayoría de funcionarios municipales, quienes habrían sido obligados por el alcalde Mérida y su esposa Jovanna Maldonado Villarroel, a salir en su defensa e insultar a los "opositores o autores de esa nota" con adjetivos irreproducibles.

Según testimonios de muchos funcionarios, no sólo fueron obligados sino amenazados con ser despedidos, sino hacían comentarios favorables a la imagen del alcalde Mérida.

De forma coincidente la mayoría de los comentarios señala, que "el alcalde Mérida no tiene tiempo para hacerse cortar el pelo porque tiene mucho trabajo". Asimismo, otro grupo descalifica los comentarios contrarios indicando "que no tienen otra cosa de qué ocuparse".

Un buen porcentaje de los comentarios desaprueba y deplora que Mérida haya convertido el despacho en una peluquería y que el corte haya sido pagado con dineros de caja chica de la Alcaldía.

Los comentarios sostienen que se trata de "abuso, soberbia y uso indebido de bienes municipales, ya que el despacho es para trabajar y no para otros fines".

La noticia de la Red ATB se hizo viral por varios sitios de las redes sociales, así como de periódicos digitales y agencias de noticias del país y extranjero.
//AMG/EFN//