Ministra argentina deja en claro que presunción de inocencia no se aplicará a extranjeros

La Paz, 26 de enero (ANF).-

A la fuerte polémica que generó la decisión del gobierno de Mauricio Macri de imponer mayores controles migratorios en las fronteras, de modo de dificultar la entrada de extranjeros, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, confirmó este jueves que no se le reconocerán a los extranjeros los mismos derechos que gozan los argentinos, respecto a la presunción de inocencia.

Bullrich dejó en claro que los extranjeros que intenten ingresar al país no gozarán del principio de presunción de inocencia, piedra fundamental sobre el que se basa todo el sistema penal.

"Las políticas migratorias las decide el Ejecutivo y decide lo que considera que es más adecuado para su país. Nosotros consideramos que si una persona está con un proceso en trámite, en etapa indagatoria en su país de origen, es una persona que deberá esperar hasta el fin de su proceso en su país y recién podrá venir cuando lo declaren inocente, si es que lo declaran inocente", cita el portal Minuto Uno de Argentina.

La presunción de inocencia es una garantía consagrada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y previsto por la propia Constitución Nacional de Argentina en su artículo 18.

Además, el artículo 20 de la Constitución argentina también prevé que "los extranjeros gozan en el territorio de la Nación de todos los derechos civiles del ciudadano".

No obstante, aún cuando no haya sobre un extranjero ninguna condena, el gobierno argentino les impedirá el ingreso al país invirtiendo ese principio.

Y sobre las personas que hayan sido condenadas en el extranjero y cumplido su condena, si intentan ingresar a Argentina "pueden ser expulsados del país, depende del tipo de condena", aseguró Bullrich.