Cochabamba, 28 de enero (Red País).-

Los funcionarios jerárquicos de la Alcaldía de Quillacollo, Alex Angulo García, Henry Vargas Aguilar, otros servidores públicos y dirigentes de organizaciones sociales, serán enjuiciados por autorizar el funcionamiento ilegal de la "Barra Americana Black Cat", que camuflaba a un burdel donde se descubrió un caso de trata y tráfico de menores y proxenetismo.

La decisión de iniciar las acciones penales contra esos servidores públicos, fue aprobada por unanimidad el jueves 26 por el Concejo Municipal de Quillacollo, que instruyó al alcalde Eduardo Mérida Balderrama, inicie proceso penal en contra del director de Recaudaciones, Alex Angulo y el encargado de Actividades Económicas, Henry Vargas, además del dirigente de la OTB Constantino Morales, Ramiro Colque y del presidente del Distrito 1 Rodolfo Cartagena.

Tras una prolija investigación de los antecedentes administrativos y legales de la autorización de licencia de funcionamiento del local Black Cat, la comisión del Concejo Municipal de Quillacollo integrada por los concejales: Aydée Mamani García, Zacarías Jayta Berríos, Juany Veizaga Mariaca, Antonio Montaño Gonzales y Víctor Osinaga López, emitió el informe final recomendando el inicio de acciones penales contra los funcionarios involucrados.

La decisión del Concejo se refiere al 22 de noviembre de 2016, cuando los concejales, pidieron al alcalde Eduardo Mérida Balderra un informe detallado acerca de la obtención de licencia de funcionamiento de Black Cat. Correspondió al director de Recaudaciones, Alex Angulo García, presentar un informe contradictorio y lleno de vacíos legales, que concluyó en el pedido de su enjuiciamiento junto a Henry Vargas y los dirigentes vecinales y del control social.

INFORME OFICIAL
Según el informe oficial, la autorización fue concedida a la "discoteca karaoque Black Whithe" de propiedad de Juvenal Fuentes Veliz, y no así a la "Barra Americana Black Cat" perteneciente a Boris Vásquez, recientemente detenido y procesado por proxenetismo y trata y tráfico de menores.

"Revisado los antecedente de la carpeta de la actividad económica Barra Americana Black Cat, la misma fue extendida de manera irregular sin haber cumplido todos los requisitos para obtener licencia de funcionamiento, lo que hace presumir que los funcionarios municipales, Alex Angulo García y Henry Vargas Aguilar, habrían extendido la licencia de forma ilegal", señala el informe del Concejo.

Asimismo, los concejales hacen referencia al artículo 286 del Código de Procedimiento Penal (Obligación de denunciar) y al artículo 154 (Incumplimiento de deberes) y artículo 23 (Complicidad) que los mencionados funcionarios infringieron dolosamente, haciéndose pasibles a una sanción de uno a cuatro años de cárcel.

INSTRUCCIÓN
Según el informe en conclusiones, los miembros del Concejo Municipal de Quillacollo, por unanimidad, instruyeron al alcalde Mérida inicie las acciones legales en contra de Alex Angulo García, Henry Vargas Aguilar, otros servidores públicos y dirigentes de organizaciones sociales que formaron parte de la extensión de la licencia de funcionamiento de la Barra Americana Black Cat.

Los delitos fueron tipificados como incumplimiento de deberes y complicidad, ya que ante la ineficiencia de dichos funcionarios municipales, el local fue intervenido por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y la Intendencia Municipal. Mérida debe remitir al Concejo, en el plazo de cinco días, la denuncia presentada ante el Ministerio Público.

AMG// EFN