Cochabamba, 1 de febrero (Red País).-
El proceso penal que enfrenta el actual alcalde de Quillacollo, Eduardo Mérida Balderrama, es por presuntos delitos electorales, ya que para habilitarse como candidato en 2016, presentó al Tribunal Electoral Departamental, una certificación especial falsa que reemplazaba a su libreta militar de redención, supuestamente extraviada.

De acuerdo a todos los antecedentes legales, Mérida ya en 2009 para habilitarse como candidato a diputado por Convergencia Nacional, enfrentó este problema por lo que recurrió al favor de un militar para que se lo trámite un certificado especial y así evitar su inminente inhabilitación. El certificado fue elaborado y falsificado por la emergencia en el domicilio particular del militar ahora retirado, existiendo constancia de ese hecho por la presencia de testigos con quienes Mérida fue a recoger el documento.

En la próxima audiencia de medidas cautelares donde se determinará la situación legal del alcalde Mérida, esos testigos claves participarán para prestar sus testimonios, y así poner punto final a las especulaciones y confusiones que realiza la autoridad edil.

Para una mejor comprensión y conocimiento de nuestros lectores, la agencia de noticias Red País Bolivia, entrevistó al abogado que inició las investigaciones y sigue el proceso penal por delitos electorales.

Red País Bolivia (RPB).- Qué diferencia hay entre la libreta de servicio militar de excepción y la certificación especial de los que tanto habla el alcalde Eduardo Mérida Balderrama.
José Lora Rioja (JLR).- El proceso penal que se instauró a Mérida, no cuestiona la existencia o legalidad de la libreta. Aparentemente, digo aparentemente, mientras no se pruebe lo contrario, al no hacer su servicio militar se vio obligado a tramitar una libreta de excepción o redención en 1997. Ese trámite y libreta existe.
RPB.- ¿En 1997?
JLR.- Sí en 1997, y se adecua a las normas militares que prevén que cualquier persona que está incapacitada para hacer el servicio militar obligatorio, puede acogerse a una de las modalidades; en este caso, Mérida tramitó su libreta de redención.
RPB.- Eso quiere decir que Mérida tiene su libreta de redención.
JLR.- Sí. Tiene, pero eso no está en discusión como maliciosamente quiere confundir el alcalde Mérida a la población.
RPB.- Entonces qué es lo que está en debate.
JLR.- El problema que enfrenta Mérida comienza cuando se investiga la presentación de un certificado especial que suple o reemplaza a la libreta militar de redención. Se trata de un documento oficial donde se transcribe textualmente todas las características de la libreta militar, que lamentable fue falseado porque muchas características y requisitos no coinciden con el documento oficial.
Esta situación ya fue advertida cuando Mérida se habilita en 2009 como candidato a diputado por Convergencia Nacional y Nueva Fuerza Republicana (CN-NFR).
RPB.- Qué pasó ese año...
JLR.- Ese año, es decir 2009, el Tribunal Electoral Departamental (TED) observa la inexistencia de su libreta de servicio militar ya que su presentación es un requisito obligatorio para cualquier candidato para ser habilitado. Mérida no presenta, por lo que es observado una semana antes del cierre de inscripciones de candidatos, lo que incluso provoca el enojo de Manfred Reyes Villa quien le conmina a presentar el documento.
JLR.- Manfred, candidato a la presidencia en 2009, le obliga a presentar su libret
RPB.- Qué le dice o hace Manfred Reyes Villa.a a cómo de lugar, y así lo hace. Mérida en lugar de hacer un trámite legal, pagar su depósito y viajar a La Paz al Ministerio de Defensa, lo hace en Quillacollo, concretamente en un domicilio particular de Vinto.
Aparentemente es un presunto militar quien tramita la certificación en un plazo muy corto. Existen testigos de esa labor y del recojo del documento, quienes prestarán su testimonio en la audiencia de medidas cautelares.
Esa certificación especial que tanto reclama el alcalde Mérida no coincide con los datos principales de la libreta de redención. Las referencias de estatura, peso, color de piel, ojo y otros detalles esenciales no están en concordancia con la libreta de redención, por lo que el Ministerio de Defensa considera que es falsa y por cuya razón presentó querella penal.
RPB.- Los principales datos de la certificación especial no coinciden con la libreta de redención.
JLR.- Así es. No coinciden para nada; además al tratarse de documentos o instrumentos públicos, estos certificados con codificación especial son asignados únicamente por el Ministerio de Defensa Nacional con sede en La Paz para garantizar los elementos de seguridad.
RPB.- Y por qué se tardó tanto tiempo en investigar esta situación anómala. Por qué se esperó que Mérida haya sido ungido como Alcalde de Quillacollo.
JLR.- En su momento no se investigó porque Eduardo Mérida Balderrama perdió las elecciones en 2009 ante el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Evaristo Peñaloza Alejo. Para los comicios municipales de 2015, Mérida vuelve a cometer el error de presentar el mismo certificado que usó en 2009 para habilitarse como candidato a diputado.
RPB.- Es decir, presenta el certificado falso.
JLR.- Exactamente. Con el certificado especial falsificado se habilita y gana las elecciones municipales, imponiéndose a los aspirantes del MAS, Unico, Malos, MNR y MSD. Ahí comienza la investigación a denuncia del dirigente vecinal Álvaro Zamorano Huacaña, concluyéndose que no presentó un documento militar oficial e idóneo para habilitarse como candidato.
Por todo ello, y por los antecedentes señalados, el proceso investigativo y las querellas no cuestionan si existe o no la libreta militar de redención, sino que Mérida hizo uso de un instrumento falsificado para participar de los comicios, burlando la fe del Estado, del pueblo y provocando daño económico a los demás candidatos.
RPB.- Es decir, que el proceso penal que se le sigue a Mérida no cuestiona la libreta, sino la certificación especial que sería falsa.
JLR.- Exacto. El proceso no cuestiona la libreta, sino el uso de una certificación falsa, por lo que se interpone un juicio por un delito de orden electoral y no penal.
La parte querellante no cuestiona que haya falsificado un documento, es decir que haya cometido el delito de falsedad material. Se lo está investigando por el uso de instrumento falsificado para habilitarse como candidato ya que la normativa es clara al respecto.
Si bien se trata de un delito electoral, el proceso de investigación tiene que someterse al procedimiento penal.
RPB.- Todo está claro. Qué otros caminos más hay al margen de la determinación penal.
JLR.- La vía administrativa y propiamente electoral. El TED ante la evidencia del uso de instrumento falsificado, puede disponer la suspensión del ahora alcalde Eduardo Mérida Balderrama, ya que ejerce el cargo ilegal e ilegítimamente, además de haber faltado a la fe pública para con la sociedad y con los demás candidatos. El TED tiene facultades para suspenderlo o destituirlo del cargo, previa una acusación formal por parte de los fiscales anticorrupción que atienden el caso.
Asimismo, en el tema estrictamente penal, Mérida, por la comisión del delito de uso de instrumento falsificado para su habilitación electoral puede ser sometido a una pena de reclusión de 4 a 6 años. Esa situación se determinará en la próxima audiencia de medidas cautelares que prevén su encarcelamiento a pedido expreso de los fiscales anticorrupción.
AMG// EFN
----------- 000000 -------------