Esposa del alcalde Eduardo Mérida: Jovanna Maldonado estalla en llanto tras sus declaraciones en la Fiscalía

Cochabamba, 8 de febrero (Red País).-

La joven esposa del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, la farmacéutica Jovanna Maldonado Villarroel, enjuiciada por el caso "audios de la corrupción", estalló en llanto tras brindar sus declaraciones informativas en la fiscalía anticorrupción de Quillacollo.

La incriminada en el bullado caso, se presentó este miércoles a las 9.30 en la Fiscalía especializada en delitos patrimoniales y Fiscalía especializada en prosecución de delitos de corrupción, acompañada de su abogado defensor. Subió por las gradas del edificio fiscal en medio de una columna conformada, en su mayoría, por funcionarios municipales hasta sentarse en la silla de los acusados donde fue interrogada por la fiscal Faridy Arnez Arze.

Tras brindar sus generales de ley, Maldonado se abstuvo de declarar para luego dejar los ambientes de la Fiscalía y bajar por las gradas hasta llegar a la calle Cleómedes Blanco, donde explotó en lágrimas siendo auxiliada por familiares y funcionarios municipales.

La esposa del alcalde Mérida es investigada por los presuntos delitos de Uso indebido de influencias y Negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, sancionados por los artículos 146 y 150 del Código Penal y que prevén sanciones de tres a ocho años y de cinco a diez años respectivamente.

RED MAFIOSA
Jovanna Maldonado está implicada en los denominados audios de la corrupción que fueron destapados en septiembre del 2016 por miembros del Concejo Municipal de Quillacollo, quienes denunciaron públicamente a los miembros de la Brigada Parlamentaria de Cochabamba, Ministerio de Transparencia, Contraloría Departamental y al Ministerio Público.

En esa oportunidad se mostró a los medios de comunicación varios audios donde se escuchan las voces de Jovanna Maldonado, Richard Agreda y Eduardo Mérida en cobros de diezmos a empresas, extorsiones a proveedores del desayuno escolar, venta o tráfico de cargos a 1.000 dólares, destrucción y quema de trámites, aprobación de loteamientos y urbanizaciones ilegales, compra de vehículos y ambulancias y otros que ya son de conocimiento público.

En los audios resaltan las charlas entre Maldonado y Agreda, quienes al margen de mostrar una relación de confianza, pusieron al descubierto la existencia de un plan para "generar plata y enriquecerse ilícitamente". Ambos no formaban parte del plantel de funcionarios municipales, sino que operaban externamente con el visto bueno y aval del alcalde Eduardo Mérida.

Sobre el particular, el presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López, en ocasión de denunciar los presuntos hechos delictivos, reveló la existencia de una "red o clan familiar con características mafiosas".

¿AUDIOS MONTADOS?

Por su parte, y tras estallar el escándalo, el alcalde Mérida minimizó las denuncias indicando que se trataban de "audios montados" y que muchas de las empresas que fueron sindicadas de pagar diezmos le habrían enviado notas señalando que no conocían a su esposa.

Transcurridos cinco meses de las denuncias, los fiscales Samuel Vargas Siles, Faridy Arnez Arze y Silvia Guzmán Berbetty, ante la denuncia oficial del Concejo Municipal de Quillacollo, admitieron el caso y expidieron las notificaciones de ley para recibir las declaraciones informativas de los enjuiciados por hechos de corrupción que se realizó este miércoles 8 de febrero de 2017.
AMG// EFN

----------- 000000 ----------