Megacorrupción en Quillacollo: Mérida y su esposa se presentaron a declarar ante fiscal anticorrupción

Cochabamba,8 de febrero (Red País).-

El alcalde Eduardo Mérida Balderrama y su esposa Jovanna Maldonado Villarroel se presentaron ante los fiscales anticorrupción para prestar sus declaraciones por las acusaciones de cobros irregulares contenidos en los denominados "audios de la corrupción", después de eludir las sindicaciones por más de cinco meses.

La pareja asistió a la Fiscalía especializada en delitos patrimoniales y de corrupción, en cumplimiento de la citación formal para este miércoles a las 9.00 y 9.30 respectivamente. Ambos, siguiendo una estrategia jurídica, se acogieron al silencio para luego abandonar el edificio judicial, custodiados por funcionarios municipales que asistieron al lugar abandonando sus fuentes de trabajo.

Lo que llamó la atención de las declaraciones de Mérida fue el deliberado marginamiento de Richard Agreda Torres, más conocido como el "mochilero" de la pareja, a quien Mérida negó conocerle cuando el escándalo estalló en septiembre del 2016. La autoridad edil durante su comparecencia en la fiscalía anticorrupción y posteriores declaraciones evitó referirse a Richard Agreda, aunque volvió a insistir que se trata de un proceso armado.

"Nos hemos presentado ante la fiscal Faridy Arnez Arze a prestar nuestras declaraciones acerca de las falsas acusaciones contenidas en audios que supuestamente involucran a mi esposa y mi persona. Nosotros vamos a demostrar de que esta denuncia es armada por gente política del Concejo Municipal de Quillacollo y actores políticos del Movimiento al Socialismo (MAS)", dijo a los medios de comunicación que se desplazaron al lugar.

PERSECUSIÓN POLÍTICA

Mérida también volvió a ratificar que las denuncias de cobros irregulares forman parte de una persecución política, cuando los audios revelan que se trata de imposición de diezmos a empresas que ejecutan asfaltos y proveedores del desayuno escolar, venta de cargos, aprobación de loteamientos y urbanizaciones ilegales, destrucción de trámites, robo de formularios, compra de vehículos y ambulancias y otros negocios incompatibles con el ejercicio de su funciones, y todos cometidos por su esposa y Richard Agreda.

"Vamos a presentar pruebas de que las supuestas empresas de las que hablan certificaron lo contrario. Sostienen que no nos conocen, y que jamás persona alguna se aproximó o dio algún tipo de dádiva. Se trata nuevamente de un proceso político armado en mi contra y la de mi esposa", dijo.

RESPUESTA

En respuesta a esas declaraciones, el presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López, afirmó que Mérida pretende burlarse de los quillacolleños ya que la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz establece que son tan responsables los que dan como los que reciben, por lo que era obvio que las empresas sindicadas otorguen certificaciones en ese sentido.

"El alcalde Mérida se burla de los quillacolleños, o menosprecia la inteligencia de los vecinos al justificar que no están implicados en los hechos de corrupción que fueron revelados por los audios. Aclaramos que no se trata de una persecución política, mucho menos fue armada por los concejales, sino por el propio alcalde Mérida, su esposa Jovanna Maldonado y Richard Agreda, quienes se dedicaron a realizar cobros irregulares y acciones delictivas", dijo.

Osinaga recordó que todo comenzó con la denuncia de la existencia de los audios donde se escuchan conversaciones de Richard Agreda con Jovanna Maldonado y Eduardo Mérida, incluso la autoridad le consultaba sobre roles políticos y le instruyó formar una agrupación ciudadana.
"Como corresponde por ley, y en cumplimiento de nuestras obligaciones de fiscalización, hemos presentado denuncia oficial ante la Fiscalía la cual fue admitida, comenzando la investigación con la recepción de las declaraciones informativas de los implicados en los audios", dijo.

JUSTICIA EN ACCIÓN

Sostuvo que con la toma de declaraciones, la justicia está haciendo su trabajo y que espera que pronto pueda establecer a través de laboratorio si los audios como las llamadas telefónicas son verdaderos o inventados. Es muy difícil que alguien que vulneró alguna normativa vaya a decir sí lo hice, por lo que corresponde a la justicia demostrar la veracidad o falsedad de los audios, y no al alcalde Mérida, agregó.

Asimismo dijo que los concejales ya están acostumbrados a que el alcalde Mérida tilde toda denuncia o acciones de persecución política, y lo hace de forma cotidiana.
"Cuando una obra está mal ejecutada o no ejecuta, es persecución política. Cuando algo le sale mal, es persecución política. Para el alcalde todo es persecución política, al parecer se cree una persona tan perfecta que no admite errores. Creo que estamos hablando de un dios, y ello no es correcto porque debería entender que es un ser humano con errores y virtudes", agregó a tiempo de anunciar que harán seguimiento del proceso hasta su total esclarecimiento y sanción.


AMG// EFN