Los detalles desconocidos: Alcalde Mérida, su esposa y Richard Agreda se acogieron al silencio siguiendo un libreto

Cochabamba,9 de febrero (Red País).-Durante la audiencia de declaración informativa de los acusados de cobros irregulares y los denominados "audios de la corrupción", Eduardo Mérida, su esposa Jovanna Maldonado y Richard Agreda Torres, se acogieron al silencio y distorsionaron el tono de su voz ante la advertencia de estar siendo grabados.

Las declaraciones fueron realizadas el miércoles a las 9.00, 9.30 y 10.00 respectivamente por los tres acusados en hechos de corrupción ante la fiscal Faridy Arnez Arze, donde de forma coincidente se "abstuvieron o guardaron silencio". Ninguno de los tres quiso dar mayores detalles, excepto el de brindar su generales de ley y los derechos que los asisten en estos casos.

Tras brindar sus declaraciones informativas, Mérida intentó ante los medios de comunicación minimizar las denuncias de cobros de diezmos, extorsiones a empresas, venta de cargos a 1.000 dólares, destrucción de trámites, loteamientos y urbanizaciones irregulares a cambio de pagos cuantiosos y ofrecimientos de lotes y departamentos.

Dijo que todo era armado y montado por actores políticos del Concejo Municipal de Quillacollo y dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS), que serían aclarados en el proceso de investigación.

Por su parte, Jovanna Maldonado, la joven esposa del alcalde Mérida, luego de abstenerse de declarar ante la misma fiscal, estalló en llanto siendo atendida por funcionarios municipales.

Mérida durante su comparecencia ante los medios de comunicación salió en defensa de su esposa, e ignoró olímpicamente al llamado "mochilero o recaudador de diezmos", Richard Agreda, a quien el pasado año, tras estallar el escándalo de los audios, lo desconoció como su amigo o funcionario municipal.

En esa oportunidad, Mérida dijo que no lo conocía y que iniciaría las acciones legales pertinentes para sancionarlo por hacerse pasar por funcionario municipal y ser su amigo.

Agreda fue pieza clave durante la campaña electoral en 2015, ya que prestó su edificio como casa de campaña de Mérida, además de formar parte de una red de sórdidos negocios junto con Jovanna Maldonado.

LA VENGANZA

Según cercanos a Richard Agreda, éste luego de prestar sus declaraciones y acogerse al silencio, abandonó las instalaciones del edificio, señalando que pedirá una declaración ampliatoria con el propósito de decir su verdad acerca de los audios de la corrupción y la participación de Mérida y su esposa.

Indicaron que Richard Agreda en descargo de su conciencia y en defensa de las propiedades de sus padres que están en riesgo, confirmará la autenticidad de los audios que tanto niega Mérida y su esposa, y los enviará al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para su estudio y certificación.

Sin embargo de estas contradicciones, los tres por el momento se mantienen unidos como parte de una estrategia jurídica dirigida a evitar su encarcelamiento por la gravedad de los delitos, que prevén de 5 a 10 años de cárcel.

AMG// EFN