Cochabamba, 13 de febrero (Red País).-

Tras la aplicación de medidas sustitutivas a la detención preventiva, entre ellos arraigo, pago fianza de Bs 80 mil, presentación semanal para firmar libro ante la Fiscalía y otras restricciones, el alcalde Mérida y sus funcionarios festejaron con bombos, platillos, parrilladas y borracheras, olvidando que falta la formulación de una acusación formal que dará lugar a su destitución del cargo.

El pasado viernes 10, Mérida se declaró victorioso y dio incluso una vuelta "olímpica" por calles y plaza de la ciudad de Cochabamba, proclamando a los cuatro vientos que se "derrotó a la inestabilidad y el golpe municipal". En ningún momento expresó su preocupación por las repercusiones del fallo judicial que fija fianza, arraigo, firma de libro y la prohibición de acercarse a los testigos, además de evitar hacer declaraciones a los medios de comunicación.

La tarde del viernes, el alcalde Mérida y sus allegados, además de dirigentes del Control Social, OTBs, comerciantes y de otros sectores, participaron de una parrillada en la zona de Tacata con gran ingesta de bebidas alcohólicas, debido a que no habría sido "encarcelado" como pretendían sus acusadores. Se olvidó o no quiso decirles a sus allegados, que el juicio penal recién comienza con su imputación, aplicación de medidas sustitutivas y posible destitución por tratarse de un delito electoral ya que se confirmó que Mérida falsificó su libreta o certificación militar para habilitarse como candidato en 2015.

SUSPENSIÓN

Por todo ello, según los abogados Gilmar Terrazas y José Lora, Mérida festejó las medidas sustitutivas para no preocupar a sus seguidores, ya que como abogado sabe de las repercusiones y riesgos de esa decisión.

"Una acusación formal de la fiscalía anticorrupción obligará al Tribunal Electoral Departamental (TED) a suspender temporalmente al alcalde Eduardo Mérida, ya que fue comprobado que la autoridad hizo uso de una libreta o certificación militar falsificada para habilitarse como candidato en 2015", indicaron.

Recordaron que Mérida ya tiene imputación formal, medidas sustitutivas y ahora se viene la acusación formal por parte de los fiscales anticorrupción debido a que el proceso por la falsificación de la libreta militar se realiza en cumplimiento del artículo 239 de la Ley de Régimen Electoral numeral II.

Terrazas y Lora afirmaron que corresponderá a la parte acusadora solicitar a los fiscales que atienden la causa, la acusación formal para luego ser presentado a los jueces electorales para que, por la vía administrativa, procedan a la suspensión temporal de su cargo, toda vez que está comprobado que Mérida hizo uso de documento falso para ser candidato.

DELITO ELECTORAL

Ambos abogados, recordaron que el delito electoral tipificado en el artículo 238 inciso e) sostiene: "La persona que cometiera delito de falsedad ideológica y/o material o utilizara documentos falsificados para fines electorales, será sancionada con la pena establecida en el Código Penal para este tipo de delito".

Asimismo indicaron que el alcalde Mérida es procesado en aplicación del artículo 203 del Código Penal que dice: "El que ha sabiendas hiciere uso de documento falso o adulterado será sancionado como si fuere autor de la falsedad" que prevé una sanción de uno a ocho años.

También señalaron que el artículo 239 numeral II sostiene: "Si la persona denunciada fuera funcionaria pública, se dispondrá la suspensión temporal de sus funciones al momento de la acusación formal del Ministerio Público".

Tanto Terrazas y Lora expresaron que la acusación formal debe dictarse a la brevedad posible para garantizar estabilidad y certidumbre en la población.
AMG/FFN