Cochabamba, 24 de febrero (Red País).- El Concejo Municipal de Quillacollo en su condición de denunciante en el caso denominado "audios de la extorsión", solicita a la fiscal anticorrupción que investiga el hecho, la declaración de todas las personas implicadas en las grabaciones en calidad de testigos de cargo.

El presidente de esa instancia municipal, Víctor Osinaga López, informó que solicitarán oficialmente a la fiscal Faridy Arnez Arze la notificación a todas las personas que están nombradas en los audios para que corroboren en el proceso de investigación de los audios de la corrupción, un escándalo que involucra al alcalde Eduardo Mérida, su esposa Jovanna Maldonado Villarroel y Richard Agreda Torrez en cobros irregulares.

Dijo que en los audios se escuchan las voces y conversaciones del alcalde Mérida, su esposa y Agreda, quienes además se refieren a personas con nombres y apellidos. Asimismo citan a dueños de empresas y contratistas que se beneficiaron con adjudicaciones dirigidas y previo pago de "diezmos", agregó.

Osinaga sostuvo que entre las personas que se mencionan en los audios figuran: Max Ureña, Rodolfo Cartagena, José Villarroel, Walter Gonzales Valdivia, Marcela Guzmán, Richard Oviedo, Antonio Montaño, Alex Zamorano y otros, además de nombres de empresas que ejecutan asfaltos y proveen el desayuno escolar y vehículos.

"Todas las personas que fueron mencionadas, por ley no pueden abstenerse ni excusarse de realizar sus declaraciones de todo lo que saben y conocen de los audios de la corrupción. Luego de elaborar una lista completa, vamos a plantear a la fiscal Faridy Arnez que sean tomadas en cuenta en calidad de testigos de cargo", agregó.

Osinaga sostuvo que no dejarán este caso de corrupción en el olvido y harán un seguimiento de las investigaciones que realizan los fiscales anticorrupción debido a que el alcalde Mérida, su esposa y Richard Agreda, según las conversaciones incurrieron en graves responsabilidades. "Es deber del Concejo Municipal seguir hasta el final con la investigación y sanción de los culpables, ya que por la forma de actuar da la impresión de que se formó un clan familiar con características mafiosas", dijo.

DECLARACIONES

El pasado 8 de febrero, el alcalde Eduardo Mérida, su esposa Jovanna Maldonado Villarroel y el "mochilero" Richard Agreda Torres, prestaron ante la fiscal Faridy Arnez sus declaraciones por las acusaciones de cobros irregulares contenidos en los denominados audios de la corrupción, después de eludir las sindicaciones por más de cinco meses.

La pareja y su enlace asistieron a la Fiscalía especializada en delitos patrimoniales y de corrupción, en cumplimiento de una citación formal. Los tres siguiendo una estrategia jurídica, se acogieron al silencio para luego abandonar el edificio judicial, custodiados por funcionarios municipales que asistieron al lugar abandonando sus fuentes de trabajo.

Lo que llamó la atención de las declaraciones de Mérida fue el deliberado marginamiento de Richard Agreda Torres, más conocido como el mochilero de la pareja, a quien Mérida negó conocerle cuando el escándalo estalló en septiembre del 2016. La autoridad edil durante su comparecencia en la fiscalía anticorrupción y posteriores declaraciones evitó referirse a Richard Agreda, aunque volvió a insistir que se trata de un proceso armado.

Mérida, en dicha oportunidad, también volvió a ratificar que las denuncias de cobros irregulares forman parte de una persecución política, cuando los audios revelan que se trata de imposición de diezmos a empresas que ejecutan asfaltos y proveedores del desayuno escolar, venta de cargos, aprobación de loteamientos y urbanizaciones ilegales, destrucción de trámites, robo de formularios, compra de vehículos y ambulancias y otros negocios incompatibles con el ejercicio de su funciones, y todos cometidos por su esposa y Richard Agreda.

En respuesta a esas declaraciones, el presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López, afirmó que Mérida pretende burlarse de los quillacolleños ya que la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz establece que son tan responsables los que dan como los que reciben, por lo que era obvio que las empresas sindicadas otorguen certificaciones en ese sentido.

"El alcalde Mérida se burla de los quillacolleños, o menosprecia la inteligencia de los vecinos al justificar que no están implicados en los hechos de corrupción que fueron revelados por los audios. Aclaramos que no se trata de una persecución política, mucho menos fue armada por los concejales, sino por el propio alcalde Mérida, su esposa Jovanna Maldonado y Richard Agreda, quienes se dedicaron a realizar cobros irregulares y acciones delictivas", finalizó.

AMG// EFN
----------------- 0000000 -----------