Cochabamba, 26 de febrero (Red País).-

Walter Gonzales Valdivia

Hace más de un mes que el prestigioso abogado Alfonso Prado Luizaga se fue de este mundo terrenal, y nos legó un gran patrimonio de amistad, fraternidad, humor y picardía, al margen de su contribución a las ciencias jurídicas en su condición de destacado jurisconsulto.


Alfonso, más conocido como el "Loro" Prado fue el gran animador y alma de todo acontecimiento festivo en Quillacollo, especialmente de los carnavales. Cultivó de forma natural los versos que brotaban de sus labios con una naturalidad que sorprendía a todos por su picardía, espontaneidad y buen humor.

El gran Loro Prado, además, era una guía turística de Quillacollo y un compendio de recuerdos de los viejos tiempos. Tenía el don de la plática amistosa y fervorosa que recordaba personajes, anécdotas, calles antiguas, pueblitos extraviados en la memoria de Dios, romances furtivos, casonas con duendes. Siempre con el humor que solía desparramar en la mesa. Despidió con dolor y tristeza el viaje de los amigos a las "europas", especialmente de sus contemporáneos: Humberto Arana, el Cumpa Quiroz, Raúl Zambrana, José Llanos, Chulo Antezana, Hugo Galindo Décker, Pailas Almaraz, Juan Peñaloza y otros quillacolleños.

Se fue pero nos dejó gratos recuerdos que paso a compartir con todos los quillacolleños de la bella época, y de los que sobreviven al naufragio que han traído la modernidad y el caos.

Coplitas para exorcizar a los demonios del mal humor:

El lorito Prado
Es un buen doctor
Tradicionalmente
Versos zurcidor.

Don Raúl Zambrana
Chupa cada día
Es pues candidato
A la Alcaldía

Antes de cantar
Callarme prefiero
Don Urbano Campos
Periodista fiero.

Está en el cielo
Y está con Dios
Cholasta wachachin
El cumpa Quiroz.

Siempre me divierto
En los carnavales
Tomando chichita
Con el itapallu.

Antes comunista
Hoy movimientista
Mañana será
Un burro flautista.

A ti me refiero
Lorencito Flores
Dejaste la alcaldía
Con malos olores.

Tus piernas parecen
Lindas marraquetas
También te adornan
Tus dos grandes tetas.

Hasta un sunichu
Es más inteligente
Que el wat'a Banzer
Nuestro presidente.

Una chota tengo
De lindo pernil
Que le gusta chicha
Del gran Chernobyl.

Ay carnavalito
Llenito de flores;
Los ángeles pagan
Por los pecadores.

Ay carnestolendas
Con chicha y guarapo
Si no me dan chicha
Ahorita los capo.

Cantemos, bailemos,
Alegrémonos:
¿Por qué estamos tristes?
No se ha muerto Dios.

El Carnaval viene
Por sobre las tejas
Haciendo alegrar
A todas las viejas.

La flor de la dalia
Con la del cedrón
Quisiera que me ame
Ese corazón.

La flor moradita
En la playa nace
Mi coranzoncito
Por vos se deshace.

¿Por qué? pues vidita
Con tanto rigor
Sólo con cariño
Se atrae el amor.

La hanattuya pide
Aretes de oro
El zorro le ofrece
Las bolas del oro

Yo no tengo aguja
Yo tengo agujón;
Se está muthuyando
De tanto empujón.

Yo soy leñatero,
Traigo buena leña;
Tengo una cosita
Que cuando entra, empreña

Si querés vidita
La plata y el oro
Dame tu potrero
Para meter mi toro

Pícara la vieja
Que en el corredor
Me agarro y me dijo
Conmigo es mejor.

Me gusta la chicha
La de maíz morocho
Que emborracha al hombre
Y alborota el cocho.

Las mujeres tienen
Herida incurable
Que de día se cierra
Y de noche se abre.

Las mujeres tienen
Bajo su pollera
Una boca negra
Con la lengua afuera.

Las mujeres tienen
Bajo su justan
Un animal feo
Como el alacrán.

Callejón arriba
Callejón abajo
Ando con mi leche
En busca de cuajo.

A mí sí me gusta
A mí sí me agrada
Comer pan con flecos
A la madrugada.

Ay carnestolendas
En flor de azult'ica
Ay que lindo k'ajcha
Mi pija en tu clica.

Acordate ché
Cuando te pillé
Espumeando el culo
Como sucumbé.

Al pasar el río
Me picó un zancudo,
De tan mala parte
Cerca de mi culo.

Al pasar el río
Se rompió mi ojota
Si no lo crees
Besa mi k'orota.

Esas tus coplitas
Las de cada rato
De las que se saben
El perro y el gato.

Don Román Soliz
No es ningún gil
Tampoco un vil
Es de Chernobyl

SI ESTOS VERSOS CANTO
NO ES POR INSULTAR
POR SER CARNAVALES
ME HAN DE DISCULPAR.

JGV// JLZ