Tiene más población y pacientes: Hospital de tercer nivel debe construirse en el Valle Bajo y no en Villa Tunari

Cochabamba, 10 de marzo (Red País).-

El hospital de tercer nivel debe construirse en uno de los municipios del Valle Bajo y no en Villa Tunari, en el trópico de Cochabamba, debido a que tiene mayor población y enfrenta enfermedades complejas.

Los conceptos corresponden a la asambleísta por Quillacollo, Lizeth Beramendi, quien planteó que el presupuesto del Gobierno de más de 70 millones de bolivianos se invierta en el Valle Bajo, concretamente en Quillacollo, por su explosivo crecimiento demográfico y la irrupción de enfermedades delicadas como el cáncer, diabetes, VIH-Sida, tuberculosis, rabia humana, enfermedades renales, entre otros.

Dijo que a todo ese cuadro de males se suma la población, que en el Valle Bajo, supera los 500 mil habitantes frente a 65 mil de Villa Tunari. El hospital de tercer nivel en Quillacollo, además, será de referencia porque atenderá a pacientes de los municipios aledaños (Vinto, Sipe Sipe y Capinota) y de la zona andina (Ayopaya, Arque, Bolívar y Tapacarí).

PROPUESTA

En pasados días, Beramendi, justificó su pedido al constatar que el convenio para la construcción del hospital se venció debido a que fue enviado con un año y medio después de ser firmado a la Asamblea Legislativa Departamental para su ratificación.

Recordó que el convenio se firmó el 28 de octubre de 2015 entre la Gobernación y el Ministerio de Salud. El documento plantea invertir 70 millones de bolivianos en el hospital de tercer nivel en Villa Tunari.

Sin embargo, aclaró que dicho convenio tiene dos observaciones. La primera, remarca que el acuerdo se venció el 31 de diciembre de 2016 y ahora requiere una complementación. La segunda, dijo que incide en la ubicación del hospital de tercer nivel.

"Villa Tunari sólo cuenta con 60 mil habitantes y en toda la jurisdicción del trópico hay unos 250 mil. En contrapartida, en el Valle Bajo de Cochabamba se tiene 500 mil personas que no gozan de los beneficios de un hospital para la atención de enfermedades complejas, ya que el actual (el de Quillacollo) cumplió su ciclo de vida y colapsa permanentemente por la masiva presencia de pacientes y accidentados", afirmó.

RECONSIDERACIÓN

Beramendi reiteró su pedido de reconsiderar la ubicación del hospital para hacer un uso responsable de los recursos y no como prebenda o chantaje.

Lamentó que las malas relaciones entre el alcalde Eduardo Mérida Balderrama y el Gobierno nacional, pongan en riesgo la construcción de un hospital de tercer nivel en Quillacollo. "La salud de nuestra gente no tiene militancia ni color político, por lo que reiteró su pedido de reconsideración", finalizó.
AMG//ENF