Cochabamba, 12 de marzo (Red País).- El funcionario municipal de Quillacollo, acusado y detenido preventivamente en la cárcel San Sebastián, no habría sido destituido como anunció por las redes televisivas el alcalde Eduardo Mérida, por el contrario gozaría de vacaciones sin goce de haberes por 30 días.

Según informes oficiales de la Dirección de Recursos Humanos de la Alcaldia de Quillacollo, hasta la fecha no se entregó el memorando de despido al exdirector de Seguridad Ciudadana, Jesús Pardo Quiroz, quien fue denunciado el pasado 27 de febrero de presunta agresión física y sexual a su expareja, una joven madre de dos niños, y por cuya causa fue enviado a la cárcel mientras se investiga la verdad de los hechos.

De la misma manera se confirmó que Pardo goza de tratos privilegiados en la cárcel San Sebastián, ya que gracias a una presunta protección del alcalde Mérida pasa los días y noches en un ambiente alejado de la población carcelaria, hasta la "compra" de una celda que garantice su seguridad personal.

Tras estallar el escándalo, la autoridad edil afirmó que Pardo fue "sustituido y que dejará que la justicia haga su trabajo", a la vez que anunció la designación de un nuevo Director de Seguridad Ciudadana de Quillacollo, uno de los municipios más castigados por los hechos de violación contra menores y mujeres.

DESCUENTOS

Para ese propósito, según las denuncias de los dirigentes de los trabajadores municipales de Quillacollo, el pasado miércoles se habría procedido al descuento de 20 bolivianos por funcionario para "pagar los honorarios del abogado de Pardo".
Los descuentos se realizaron sin previo consenso y por órdenes terminantes del alcalde Mérida, quien instruyó ese hecho al director de Recursos Humanos, Javier Gutiérrez.

El descuento obligatorio fue calificado de abusivo, por lo que los dirigentes del Sindicato Mixto de Trabajadores Municipales de Quillacollo, presentaron denuncia formal de ese caso al Concejo Municipal y a la Dirección Departamental del Trabajo.

Mientras ello ocurre, la familia de la víctima de violación, teme que Jesús Pardo Quiroz reciba la protección cómplice del alcalde Mérida, olvidándose que cometió un hecho horrendo que está sancionado por la Ley 348 para garantizar una vida libre de violencia hacia las mujeres.
AMG// EFN