Cochabamba, 16 de marzo (Red País).- Los 11 concejales de Quillacollo rechazaron el pedido insistente del alcalde Eduardo Mérida de 1,5 millones de bolivianos para gastos de publicidad y comunicación, pues consideran que sólo será utilizado para alimentar su vanidad y "comprar" la lealtad de medios y periodistas como lo hizo el pasado año.

El presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López, confirmó que la solicitud de recursos del alcalde Mérida fue rechazada por unanimidad debido a que el pedido no estaba respaldado por informes y motivos.

"El alcalde Mérida no acompañó documentación suficiente que respalde y justifique el gasto de 1,5 millones de bolivianos para comunicación y publicidad, por lo que fue objetado y rechazado por la totalidad de concejales. Hasta ahora no nos remitió un informe documentado de los gastos del pasado año, y las transferencias ilegales que realizó para sus campañas mediáticas que sólo alimentaron su ego y vanidad", dijo.

Osinaga reveló que Mérida busca desesperadamente la aprobación de ese monto de dinero para mediatizarse y "comprar" la lealtad de algunos medios y comunicadores, como lo hizo el año pasado. El Alcalde prioriza el protagonismo personal con mucha jactancia y pedantería para tapar los procesos legales que le tienen acorralado y que no le dejan dormir en paz, agregó.

Sin embargo aclaró que si la autoridad justifica el presupuesto de Bs 1,5 millones para labores de prevención y difusión de los alcances de las obras, los concejales podrían reconsiderar el rechazo tomando en cuenta que hace falta transparencia en los proyectos.

DERROCHE Y VANIDAD

En la elaboración y difusión de spots televisivos y jingles radiales, además de contratar espacios exclusivos en varios medios de comunicación, el alcalde Mérida, en 20 meses de gestión gastó alrededor de 10 millones de bolivianos, cifra que supera a los municipios de la región metropolitana, excepto el Cercado.

Los datos fueron confirmados por miembros del Concejo Municipal de Quillacollo, quienes expresaron su extrañeza por el monto elevado ya que en los presupuestos de las gestiones 2015 y 2016 sólo estaban previstos Bs 4 millones. La cifra de Bs 10 millones movería a sospechas de posibles transferencias ilegales de otros ítems y rubros contemplados en los planes operativos.

Según el concejal Zacarías Jayta, los montos utilizados en publicidad o propaganda institucional, pondría al descubierto el exagerado "culto a la personalidad", casi enfermizo, que proyecta el alcalde Mérida.

Dijo que la autoridad se olvidó de sus ofertas electorales de gobernar con austeridad, humildad y transparencia, para en su lugar imponer la soberbia, autoritarismo y corrupción que incluso involucran a su esposa Jovanna Maldonado, Richard Agreda y otros funcionarios de su entorno.

"Desde mayo de 2016, cuando Mérida fue procesado por la falsificación de su libreta y la posibilidad de alejamiento del cargo, comenzó a promover una campaña publicitaria desmesurada de los supuestos logros de su gestión, difundidos por las redes nacionales de televisión, radios, medios escritos. No estamos observando el derecho que tienen los medios y periodistas de beneficiarse de la publicidad, sino los contenidos que endiosan al alcalde Mérida, antes que informar de las obras y sus costos como una forma de transparentar la gestión", dijo.

Finalmente, Jayta afirmó que la publicidad institucional sólo alimenta la vanidad y engreimiento del alcalde Mérida, además de engañar y mentir a la población de supuestos logros de su gestión, cuyo objetivo es eludir sus responsabilidades legales que lo ponen al borde de la prisión y su alejamiento del cargo.
AMG// EFN

------------- 000000 ----------