Cochabamba, 20 de marzo (Red País).-

Los concejales Víctor Osinaga López y Antonio Montaño Gonzales son enjuiciados por el alcalde Eduardo Mérida Balderrama, por presuntos delitos de corrupción que ya fueron juzgados y archivados en 2010 en la Comisión de Ética del Concejo Municipal de Quillacollo.

La querella presentada por la autoridad edil no tendría ningún sustento legal y sólo buscaría el desprestigio de ambos concejales, en venganza por la investigación que está en curso de los audios de corrupción que implican al alcalde Mérida, su esposa Jovanna Maldonado y Richard Agreda, pero también del uso de una libreta falsa para habilitarse como candidato en 2015.

Según los antecedentes que cursan en la Fiscalía anticorrupción, el concejal Osinaga sería enjuiciado por los presuntos delitos de Uso indebido de influencias, Cohecho pasivo, Negociaciones incompatibles por particulares, extorsión y otros.

Por su parte, Antonio Montaño estaría querellado por Incumplimiento de deberes, Uso indebido de influencias, extorsión, complicidad y otros.

DESESPERACIÓN

Datos oficiales confirman que en 2010, Osinaga fungió de concejal y Montaño como dirigente del Control Social, cuando fueron denunciados por supuestos contratistas de extorsiones. Ambos fueron puestos a disposición de la Comisión de Ética, que resolvió liberarlos de toda culpa al no existir pruebas suficientes para derivarlos a otra instancia legal, por lo que el caso tiene el sello de cosa juzgada ya que fueron procesados y juzgados ese año.

"Lamentamos que el nerviosismo y la desesperación se hayan apoderado del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, un experto en interponer juicios con fines de intimidación y revancha. La querella no tiene ningún sustento legal, y es una pena que el 'mejor penalista del mundo' se equivoque como un aprendiz de derecho", afirmaron Osinaga y Montaño.

Por su parte, el abogado Gilmar Terrazas calificó a la querella de "bravuconadas que expresan la desesperación de Mérida ante su inminente alejamiento de la silla edil por los presuntos delitos de corrupción y falsificación de su libreta de servicio militar. "La querella es una cortina de humo que busca tapar los efectos de los 36 juicios que enfrenta, de los cuales dos podrían mandarlo a la cárcel", finalizó.
//AMG/EFN//