Cochabamba, 28 de marzo (Red País).- Dirigentes de la Central Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Quillacollo y de la Confederación de ese sector, no olvidan el asesinato de dos campesinos en el puente de Parotani, ocurrido en 2002 y donde está implicado el exsubprefecto adenista y actual alcalde opositor, Eduardo Mérida Balderrama.

En mayo del 2016 los dirigentes de este sector interpusieron querella penal en contra de Mérida por la muerte de dos campesinos durante una represión con armas de fuego, acaecido en el puente de Parotani, cuando fungía de prefecto José Orías Arredondo y subprefecto Eduardo Mérida Balderrama, quienes transcurridos 15 años volvieron a reunirse el pasado lunes en el despacho municipal.

El secretario Ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), Feliciano Begamonte, en esa oportunidad dijo que en cumplimiento del pedido de las bases de ese sector de la provincia de Quillacollo, se procedió a indagar sobre los hechos sucedidos en 2002, cuando en el puente Parotani se desató una represión policial donde murieron dos campesinos y varios resultaron heridos.

"Investigados los hechos en el Ministerio de Gobierno y noticias de la época, se confirmó que la masacre con el asesinato de dos personas y varios heridos, ocurrió durante la gestión del exprefecto José Orías y el subprefecto y actual alcalde Eduardo Mérida Balderrama.

El caso ha sido desarchivado oficialmente, y con esos elementos de juicio, se iniciaron las acciones legales pertinentes en contra de Mérida, quien en su momento admitió esos hechos, incluso, asumió los gastos fúnebres y compra de ataúdes", rememoró.

Begamonte señaló que con esos elementos, los dirigentes de la Central de Quillacollo, iniciaron las acciones legales en contra de Mérida por los presuntos delitos de asesinato y otros, ya que hasta ahora los heridos y familiares de las víctimas siguen reclamando el resarcimiento de daños y sanción a los autores materiales e intelectuales de ese hecho de sangre.

INFORMES OFICIALES

Según informes oficiales, el exprefecto José Orías Arredondo fue designado autoridad de Cochabamba el 29 de mayo de 2000 y presentó su renuncia el 13 de marzo del 2002, en cuyo periodo también el actual alcalde Mérida fungió como subprefecto de Quillacollo, cuando tenía 30 años.

El hecho de sangre ocurrió cuando las autoridades departamentales trataron de desbloquear el puente de Parotani con el uso de agentes químicos y balas, donde quedó demostrado que participó el exsubprefecto Mérida.

Recortes de periódicos e imágenes de varios canales de televisión dan cuenta de ese obscuro pasaje histórico, donde el exsuprefecto y actual alcalde Mérida está implicado en el asesinato de dos personas y varios heridos de bala. Mérida siempre negó esa situación, pero familiares de las víctimas le echaron en cara su participación, incluso, le recordaron que se encargó de los gastos fúnebres.

El pasado lunes, Orías le hizo una visita a Mérida con agenda abierta lo que fue denominado como el "encuentro de los carniceros de Parotani".

PAROTANI REBELDE

Según la historia de las luchas sindicales, sociales y campesinas, el puente de Parotani forma parte de la memoria histórica, ya que en este sitio sucedieron hechos heroicos y sangrientos en defensa de la democracia y las reivindicaciones sociales.

Desde hace algunos años, por decisión del presidente Evo Morales Ayma, Parotani es el lugar donde se recuerda el Día de la Revolución Agraria y Productiva, que reemplaza al "Día del Indio". Pero Parotani no es un lugar más entre tantos otros.

Es el lugar donde la historia, nos recuerda dos hitos históricos del periodo neoliberal: La Masacre de Parotani el 28 de mayo de 1987 donde murieron 8 campesinos, bajo el gobierno de Víctor Paz Estenssoro y el asesinato de Víctor Hinojosa el 14 de Enero del 2003 bajo el gobierno del prófugo Goni, además de otras acciones represivas como las protagonizadas por el exprefecto José Orías y el exsubprefecto Eduardo Mérida Balderrama donde murieron dos campesinos.
AMG// EFN