Cochabamba, 28 de marzo (Red País).- En un acto calificado por sus rivales políticos de "desesperado", el alcalde Eduardo Mérida Balderrama coquetea con los demócratas y demócratacristianos para evitar su destitución de la silla municipal de Quillacollo por varios delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, en especial por la libreta falsa que presentó para habilitarse como candidato.

Según el concejal Zacarías Jayta Berríos, el alcalde Mérida poco a poco va demostrando su verdadera cara de "tránsfuga y doble moral". Ante la posibilidad de su alejamiento del cargo por delitos comprobados, Mérida busca aliados en dirigentes vecinales, cívicos, autoridades judiciales, fiscales, policiales y últimamente políticos sobresalientes de los partidos de la "derecha reaccionaria", que sería una forma de volver a sus orígenes políticos.

Recordó que el Alcalde en su juventud fue militante de Acción Democrática Nacionalista (ADN) y como tal fue Subprefecto y Director de Impuestos Internos de Quillacollo donde acumuló parte de su cuantiosa fortuna.

Asimismo fue candidato a diputado por Quillacollo por Convergencia Nacional de Manfred Reyes Villa, y durante la última campaña municipal coqueteó con el Movimiento al Socialismo (MAS), Movimiento Social Demócrata (MDS) y Unidos por Cochabamba (UNICO), quienes lo rechazaron olímpicamente hasta que se alquiló el Frente para la Victoria (FPV) con cuya sigla fue candidato a la Alcaldía de Quillacollo.

ESTRATEGIA POLÍTICA

El concejal Jayta reveló que Mérida estructuró un cronograma de visitas y acercamientos con autoridades y dirigentes políticos de la oposición con propósitos mediáticos para mantener vigente su imagen venida a menos por los escándalos de corrupción que implican a su esposa y entorno íntimo en extorsiones a contratistas y proveedores de insumos a la Alcaldía.

Informó que la pasada semana, Mérida ocupó su tiempo en visitas "sospechosas" a las autoridades judiciales del departamento de Cochabamba, incluso visitó la cárcel San Pablo, al terreno donde será emplazado el Palacio Judicial de Quillacollo y auspició una feria de los juzgados de conciliación.

"El objetivo de las visitas y actividades fue congraciarse con los jueces y fiscales, ya que Mérida enfrenta 36 juicios por delitos de estafa, estelionato, patrocinio infiel, consorcio de abogados, jueces y policías, incumplimiento de deberes y otros. De estos procesos, dos revisten gravedad: la falsificación de su libreta militar y los audios de la corrupción que también involucran a su esposa Jovanna Maldonado Villarroel y Richard Agreda, que los ponen al borde de la cárcel", dijo.

VISITAS POLÍTICAS

Jayta también se refirió a las recientes visitas "sintomáticas" de la diputada del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Norma Piérola y el exprefecto adenista, José Orías Arredondo, acusado de ser autor de la muerte de dos campesinos y muchos heridos de bala en el puente de Parotani junto al exsubprefecto Eduardo Mérida Balderrama, según los periódicos de la época.

"Se nota que Mérida está desesperado y desquiciado por lo que ya no sabe qué inventarse para mantenerse en la silla edil. Se aferra con uñas y dientes de la Alcaldía porque encontró en la institución la manera más fácil y rápida de hacerse rico", dijo.
AMG// EFN
------------ 00000 --------------