Cochabamba, 29 de marzo (Red País).- La guerra de baja intensidad entre el Concejo Municipal de Quillacollo y el Alcalde llegó a límites intolerables, ya que Eduardo Mérida Balderrama envió a tres funcionarios pagados a La Paz para perseguir a cuatro concejales que viajaron a realizar trámites y luego asistir al partido de fútbol entre Argentina y Bolivia.

Alertados por un "soplón" del Concejo, Mérida planificó el viaje del director de Recaudaciones, Alex Angulo García, del jefe de Actividades Económicas, Henry Vargas Aguilar y del responsable de Impuestos a la Chicha, Abat Sevilla, con la misión única de vigilar a los concejales: Víctor Osinaga, Antonio Montaño, Zacarías Jayta y Roberto Vargas.

Según informes oficiales del propio entorno de la autoridad edil, los tres funcionarios fueron declarados por Mérida en comisión para hacer seguimiento a los concejales en la ciudad de La Paz. Tras verificar que por la mañana del pasado martes sí realizaron gestiones en la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), por la tarde se dieron a la tarea de fotografiarlos en la tribuna del Estadio Hernando Siles viendo el partido entre Argentina y Bolivia.

INSULTOS

La mañana de este miércoles en los sitios de las redes sociales que administran funcionarios municipales para descalificar a los opositores como "Quillacollo al destape", "Luna quillacolleña" "Unidos por Quillacollo" y otros, aparecieron las fotos de los cuatros concejales espectando el partido de fútbol con duros adjetivos: "Maleantes y corruptos concejales de Quillacollo gastándose el dinero del pueblo, cometiendo delitos de Incumplimiento de deberes (Artículo 154) y Abandono de cargo (Artículo 156) del Código Penal Boliviano".

Al margen de esta campaña de descalificación por las redes sociales, el alcalde Mérida ordenó al jefe interino de Seguridad Ciudadana, Wilson Espinoza "socializar" el caso con ribetes de escándalo por los medios televisivos. A todo ello se sumó las declaraciones del alcalde Mérida, quien les instó a los cuatro concejales a devolver el dinero gastado supuestamente en un viaje de "placer deportivo".

Lo que Mérida no dijo es por qué envío a los cuatro funcionarios, que abandonaron sus fuentes de trabajo y gastaron dineros municipales para sus pasajes y viáticos, y también presenciaron el partido de fútbol.

PERSECUCIÓN

Por su parte, el concejal Zacarías Jayta afirmó que por la mañana se percataron de la presencia de los tres funcionarios que les hacían seguimiento. Asimismo, se los vio en el estadio viendo el partido, por lo que anunció que exigirán un informe documentado al alcalde Mérida.

"Seguramente que dirán que sacaron vacaciones y otros justificativos propios de la mentalidad criminal del alcalde Mérida, pero igual exigiremos un informe porque se trata de una sañuda persecución al mejor estilo de las dictaduras. No olvidemos que Mérida es un pichón de Banzer y la derecha cavernícola", finalizó.

HENRY VARGAS AGUILAR EN EL ESTADIUM HERNANDO SILES

AMG// EFN