Cochabamba, 4 de abril (Red País).- Funcionarios municipales de Quillacollo desconocen el monto y destino de los dineros recaudados para pagar la fianza judicial de Bs 50 mil por la libreta falsa del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, quien obligó a realizar esa actividad porque no tendría recursos para cumplir con esa resolución judicial.

Para colectar ese monto, el pasado sábado 1º de abril, se realizó una kermés donde los funcionarios municipales leales a Mérida vendieron comida y tragos a todos los trabajadores, quienes en su mayoría protestaron porque les obligaron a comprar fichas con días de anticipación.

Según los dirigentes del Sindicato de Obras Públicas de la Alcaldía de Quillacollo, los trabajadores y funcionarios se organizaron en diez comisiones para vender diferentes platos de comida y bebidas alcohólicas. Todo fue obligado, y con el único fin de recaudar dineros para pagar la fianza de Bs 50 mil, que la juez María Teresa Apaza Paz impuso al alcalde Mérida como parte de las medidas sustitutivas a la detención preventiva por el delito de Uso de instrumento falsificado, agregaron.

Recordaron que Mérida para habilitarse como candidato en 2015, presentó una libreta falsificada, que luego derivó en un proceso judicial por los delitos de Falsedad material, Falsedad ideológica y Uso de instrumento falsificado que actualmente se encuentra en su fase de acusación formal y posterior suspensión temporal de sus funciones por el Tribunal Electoral Departamental (TED).

"Lo que indigna es que Mérida nos obligue a realizar kermeses y otras actividades para cubrir sus hechos delictivos, aprovechándose de la necesidad de trabajo de los más de 1.000 funcionarios ediles. Asimismo, nos llega a forzar a participar de jornadas de trabajo en días feriados y descanso, incluso nos obliga a concurrir a desfiles cívicos para aplaudirlo y abuchear a los concejales en actitudes desquiciadas", indicaron.

OTRA CAMPAÑA

En mayo de 2015, ante la imposición de una multa de Bs 70 mil al alcalde electo Mérida por delitos electorales, también se realizó una campaña de recolección de dineros entre la población, cuyos recursos desaparecieron de las manos de Jovanna Maldonado Villarroel, esposa de la autoridad.

Según testimonios de dirigentes y gente allegada a Mérida, hasta ahora se desconoce el destino de Bs 217 mil, que fue el monto recaudado para pagar la multa al TED por el delito de "inducción al voto" previsto en la Ley Electoral.

En su momento, la denuncia fue presentada a los diputados por Quillacollo, Rosmery Arias y Lucio Gómez, por los responsables de la recaudación, quienes al conocer la decisión de multar al candidato por el Frente para la Victoria (FPV), Eduardo Mérida Balderrama y tres medios de comunicación que informaron los resultados de una encuesta ilegal que daba cuenta de un triunfo del mencionado postulante, se dieron a la tarea de recaudar dineros visitando mercados, plazas, barrios y calles.

Según los testimonios de los denunciantes, la colecta fue liderada por el propio alcalde Mérida, quien en una conferencia de prensa, al margen de denunciar un plan para inhabilitarlo como candidato, anunció hacer una campaña para reunir los Bs 70 mil para pagar la multa que dispuso el TED. Asimismo, en esa oportunidad dijo que impugnarían la decisión por considerarla ilegal y excesiva, ya que la sanción también se aplicó a tres medios de comunicación, dos locales y uno de La Paz.

Para la campaña de recaudación de ese monto, según el informe presentado a los dos parlamentarios, se dispuso de 31 latas herméticamente selladas.

CHAU DINERO

Según los encargados de la colecta, con el objetivo de aparentar transparencia, al término de la campaña abrieron públicamente una de las latas conteniendo Bs 7.000.

De acuerdo al informe entregado a los parlamentarios, las 31 latas fueron entregadas en manos de Jovanna Maldonado Villarroel y Abat Sevilla, y se estima que la recaudación total alcanzó a Bs 217.000, monto que se esfumó porque Mérida y los medios de comunicación fueron absueltos de pagar las multas.

Los dineros fueron cargados en aguayos rumbo a la casa de la esposa del flamante burgomaestre.

Los responsables de la campaña, solicitaron a los dos diputados a que indaguen dónde fueron a parar esos recursos o a qué institución donaron. Por todos los elementos brindados se sospecha que fueron dispuestos arbitrariamente por la esposa del alcalde Mérida para comprarse un vehículo cero kilómetros, traicionando la fe del pueblo ya que se trataría de una típica figura de estafa.

AMG// EFN
-------------- 00000 ------------