Sierra Mokho en peligro: Museo arqueológico de Quillacollo enfrenta abandono, deterioro y es nido de antisociales

Cochabamba, 6 de abril (Red País).- Desde hace más de cuatro años que el Museo Arqueológico del morro de Sierra Mokho no sirve para nada, excepto para que en sus interiores moren inhaladores, antisociales y roedores.

La infraestructura, construida en 2012, en la actualidad es un "elefante blanco" que no interesó a los exalcaldes, Carla Lorena Pinto, Charles Becerra y el actual Eduardo Mérida Balderrama, quien conforme a su estilo inició acciones legales a las exautoridades por presuntas irregularidades que fueron archivadas.

Mientras todo ello ocurre, el mayor promontorio de restos arqueológicos de Cochabamba, Sierra Mokho de Quillacollo, enfrenta el mayor abandono, y es víctima de la depredación y vandalismo, además de invasiones de actividades que degradan su condición de patrimonio cultural y arqueológico.

Según antecedentes de la riqueza cultural de esta colina que está ubicada en la zona norte de Quillacollo, el sitio de 1,5 hectáreas, conserva vestigios de la época de Tiwanacu. Hace cinco años, gracias al trabajo de un arqueólogo alemán, en coordinación con el Museo de la Universidad Mayor de San Simón, se hizo un hallazgo de 20 piezas de oro, piedras preciosas, cerámica de la cultura Tiwanacu y de otras épocas.

ABANDONO CRIMINAL

Ahora este patrimonio enfrenta el peor abandono de su historia y está a merced de vándalos, saqueadores y huaqueros, pues al alcalde Eduardo Mérida Balderrana y a sus funcionarios de cultura no les interesa para nada preservar y revalorizar está gran riqueza ancestral.
La infraestructura del museo es un elefante blanco que enfrenta deterioro, crecimiento de malezas en su interior, además que sus paredes y muros están pintarrajeados, sin ventanas y puertas.

"El museo, en la actualidad, no sirve para nada. La infraestructura se va cayendo a pedazos y sus alrededores fueron invadidos por negocios y basura en abundancia. Lo mismo ocurre con la colina que es un depósito de materiales de construcción, fierros viejos y escombros, degradando su condición de patrimonio", dijo el exdirector de Cultura de Quillacollo, Johnny Fernández Rojas.

ACCIONES LEGALES

Respecto de esta dramática realidad, la concejala Juani Veizaga, afirmó que esta situación no puede continuar porque es un atentado a la cultura ancestral y patrimonio arqueológico del país, por lo que presentará un informe detallado al Concejo Municipal para que se asuma las acciones pertinentes.

Por su parte, los vecinos también lamentaron que los ambientes sean un "nido de inhaladores y antisociales" que ocupan el lugar por las noches. Además, al extremo Oeste existe una canchita de fútbol, metros más allá hay un depósito de carrocerías de vehículos pesados. En el lado este, hay un parque abandonado.

Finalmente indicaron que el predio para el museo continúa sin delimitación ni resguardo, y el lugar está convertido en un baño público.
El museo tuvo un costo superior a los Bs 1,5 millones, y nadie sabe si algún día funcionará para la exposición de las reliquias arqueológicas de Quillacollo que están en depósito en el Museo de la UMSS.

AMG// EFN