Cochabamba, 13 de abril (Red País).- Ante las aseveraciones del alcalde Eduardo Mérida Balderrama de ser víctima de "acoso político y de no dejarle trabajar", los 11 concejales que integran el Concejo Municipal de Quillacollo, negaron esa realidad y ratificaron que la autoridad es enjuiciada por graves hechos de corrupción comprobados e incompetencia municipal, ya que sólo se dedicaría a protagonizar borracheras escándalosas, shows mediáticos y acusaciones sin fundamento para tapar la falta de obras en esta ciudad.

En pasadas horas, Mérida denunció que era víctima de persecución política por parte de los concejales, quienes le instaurarían entre 13 y 14 juicios por semana y 30 informes orales por mes, calificando estos actos de acoso político.

En respuesta a esa denuncias, el presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga le instó a no mentir, engañar y alarmar a la población, porque los juicios que enfrenta se remontan a antes de ser alcalde, y ya en el ejercicio de sus funciones por hechos penados por leyes vigentes.

"El alcalde Mérida repite hasta el hastío el mismo libreto, pues enfrenta un total de 36 juicios penales, de los cuales 20 corresponden a antes de asumir el cargo y 16 durante su mandato. La mayor parte tiene que ver con denuncias de corrupción que involucran a su esposa Jovanna Maldonado en extorsiones a empresas, venta de cargos a 1.000 dólares, abusos a los trabajadores, aprobación de loteamientos y urbanizaciones ilegales y otros actos ilícitos que nada tienen que ver con acoso o persecución política", dijo.

CÍNICO LLAMADO

Ante el llamado de Mérida a los alcaldes de Cochabamba y el país que no forman parte de la línea oficialista, a unirse a la cruzada en defensa de la democracia, la justicia y la libertad, Osinaga calificó las declaraciones de exageradas y demagógicas, ya que fiel a su estilo sólo buscaría el show mediático que tanto le encanta para elevar su vanidad enfermiza.

"Con el mayor respeto, pero creo que a nuestro amigo Mérida le falta un tornillo y no sabe nada de política y estrategia comunicacional. En Quillacollo, la mayoría de la población conoce sus actos delictivos que implican a su esposa y entorno íntimo, por lo que son investigados por la fiscalía anticorrupción, siendo probable su detención preventiva, pero por sus delitos y no por acoso político", agregó.

Osinaga instó al alcalde Mérida dejar de hacer política con el hígado y la irracionalidad, por el contrario le exhortó a ejecutar el Plan Operativo Anual 2017 y trabajar respetando el trabajo de fiscalización de los concejales.

"Le pido al alcalde Mérida dejar de quejarse y recurrir al circo político, porque los quillacolleños reclaman obras y que no le roben sus recursos económicos", finalizó

AMG// EFN