Cochabamba, 16 de abril (Red País).- El salón de actos y el comedor de la Escuela Normal Superior "Simón Rodríguez", destruidos en 2016 por una feroz granizada, fueron refaccionados pese a la indiferencia municipal y entregados la pasada semana por el Ministerio de Educación, autoridades académicas y concejales de Quillacollo.

El director general de la Normal Simón Rodríguez, Rubén Ustariz, informó que tras un año de gestiones ante varias instituciones y empresas privadas, se logró la refacción y el cambio total del techo del salón de actos y el comedor.

Sostuvo que fue un peregrinar constante ante las diferentes autoridades tanto locales como de la ciudad de Cochabamba para hacer realidad la restauración, tras esa fatídica granizada que desplomó el techo del salón de actos de la Normal.

Recordó que lo primero que hicieron fue un relevamiento de los daños, y con sus resultados recurrir al alcalde de Quillacollo, Eduardo Mérida Balderrama, quien puso muchas trabas y negó su cooperación argumentado que no era competencia municipal las entidades de formación superior.

Asimismo, rememoró que lejos de brindar ayuda hizo declaraciones contrarias a las exautoridades municipales, empresa contratista y el programa Bolivia Cambia Evo Cumple, incluso amenazó con iniciar procesos judiciales. Todo eso no ayudó en nada, por el contrario perjudicó las buenas relaciones con las autoridades nacionales, por lo que optaron por buscar ayuda del Ministerio de Educación, Gobernación y la Cooperativa Boliviana de Cemento (COBOCE), cuya ayuda fue capital para la refacción del techo caído por efectos del fenómeno natural que afligió a la zona Norte de Quillacollo.

DERROTA DE LA APATÍA

Durante el acto de entrega del nuevo techo, el presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López, dijo que se trataba de una derrota a la indiferencia e indolencia del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, quien no comprende aún que la presencia de instituciones de formación superior en esta jurisdicción contribuye al desarrollo humano e integral del municipio.

"Quiero felicitar a todas las autoridades académicas de la Normal, en especial valorar y destacar el esfuerzo del profesor Rubén Ustariz, y deplorar la política de perro de hortelano del alcalde Mérida, quien jamás comprenderá lo que es progreso y desarrollo. Nosotros pusimos nuestro granito de arena, y estamos dispuestos a seguir cooperando para que la Normal de Pacaurpata sea orgullo de Quillacollo", dijo.

Osinaga anunció que ayudarán en la titulación de los terrenos de la Normal, pues transcurridos cuatro años desde la entrega de la moderna infraestructura, la Alcaldía de Quillacollo no hizo ese pequeño trámite.

AMG//EFN

----------- 000000 --------------