Abuso de autoridad: Alcalde Eduardo Mérida insulta con duros adjetivos a funcionarios que no apoyan sus “locuras”

Cochabamba, 19 de abril (Red País).- Fuera de sí y al borde de un ataque de nervios, el alcalde Eduardo Mérida Balderrama insultó con adjetivos irreproducibles a funcionarios municipales que se atrasaron a jornadas de protesta en contra de los concejales municipales durante el desfile cívico por el "Día del mar".

La autoridad municipal mostrando su verdadera cara de persona abusiva, insolente y autoritaria, lanzó duras ofensas al personal del hospital de Quillacollo, a quienes ultrajó y denigró a niveles inaceptables a su condición humana.

A las descalificaciones de los funcionarios se sumaron advertencias e instrucciones de "tirarles a todos de sus cargos", por no asistir en horario puntual a las acciones contrarias a la integridad de los concejales y otras autoridades departamentales ligadas al oficialismo.

El pasado 23 de marzo, el alcalde Mérida y su esposa Jovanna Maldonado Villarroel, convocaron a grupos de funcionarios del hospital y otras reparticiones para que se instalen en cada esquina de la ruta del desfile para lanzar insultos a los concejales, y aplaudir y colocar guirnaldas de flores a la autoridad.

HUMILLACIONES

Según los funcionarios víctimas de las humillaciones y sometidos al control riguroso de la esposa del alcalde Mérida, en esa y otras ocasiones, la autoridad ordenó a los funcionarios jerárquicos de su confianza a movilizar al personal para labores que nada tienen que ver con prestar servicios a la población.

"El alcalde Mérida y su esposa que tiene el máximo poder de decisión, a través de funcionarios de su entorno íntimo, nos obligan a salir a marchas de protestas en Quillacollo y la ciudad de Cochabamba. Nos obligaron a participar de las audiencias judiciales, a insultar a los concejales y amenazar a periodistas contestarios bajo amenaza de despidos", dijo.

Por su parte, funcionarios del entorno del alcalde Mérida, cansados de los abusos y humillaciones tomaron la decisión de denunciar esos hechos al Concejo Municipal de Quillacollo, Dirección Departamental de Trabajo y la Brigada Parlamentaria de Cochabamba, ya que fueron víctimas de los excesos de una autoridad desquiciada.

Como prueba de sus denuncias presentaron un audio donde se escuchan los insultos subidos de tono del "todopoderoso" alcalde Mérida, quien se alaba de ser dueño de la Alcaldía porque le costó plata y fama. "No le debo nada a nadie, por el contrario todos comen de mi mano", repite hasta al cansancio en todas las reuniones municipales.
AMG// EFN