Cochabamba, 13 de julio (Red País).-

El alcalde Eduardo Mérida Balderrama fue acusado por los padres de familia de la Escuela Municipal de Fútbol de utilizar a sus hijos en marchas políticas y peligrosas que están penadas por ley.

Según la denuncia de los padres de familia, alrededor de 100 niños que practican el fútbol, fueron obligados este miércoles a salir en apoyo del alcalde Mérida, quien habría informado que su cargo corría peligro porque le estarían forzando a pagar un bono ilegal a los trabajadores.

La orden fue impartida a los profesores de la escuela, quienes luego comunicaron y convencieron a algunos padres de familia a salir en protesta. Muchos niños desconocían los motivos de la marcha, pero igual fueron convencidos por sus instructores de fútbol que les guiaron por las principales calles de Quillacollo.

El abogado de los trabajadores municipales, Max Ureña, lamentó que el alcalde Mérida, en su desesperación, recurra a estas prácticas que ponen en peligro la integridad de los niños.

"Mérida como abogado y defensor de los derechos de los niños, sabe que no se puede utilizar a los menores en campañas publicitarias, políticas y mucho menos en temas legales. Quiero afirmar categóricamente que incurrió en delitos que están previstos en las normas que protegen los derechos de los niños, niñas y adolescentes, por lo que presentaremos una denuncia formal ante la Defensoría y los juzgados del menor", dijo.

Ureña justificó su denuncia en base a testimonios de varios padres de familia que no estaban de acuerdo con esa marcha por los riesgos que representaba, por lo que anunció presentar una denuncia formal a las instancias pertinentes.