Cochabamba, 18 de mayo (Red País).- El vehículo oficial asignado al alcalde Eduardo Mérida, hace un mes y tres semanas se accidentó en la zona norte de Quillacollo, cuando retornaba de una entrega de obra, en cuyo interior se encontraba la autoridad edil y otros funcionarios en aparente estado de ebriedad.

Pese a existir normas internas que obligan a los funcionarios municipales a informar a las instancias pertinentes acerca de accidentes u otros hechos fortuitos, el alcalde Mérida optó por callarse, ocultar el vehículo y tapar el hecho para evitar un escándalo mediático y proceso penal por uso indebido de bienes y servicios públicos.

El vehículo tipo vagoneta marca Nissan Patrol con placa 3161NES, tras el siniestro desapareció de circulación desde el pasado 29 de abril, y según informes preliminares presentaba daños materiales de consideración que fueron reparados en el mayor secreto en talleres mecánicos que escondieron el hecho. Las normas de Tránsito obligan a propietarios de talleres informar de accidentes de vehículos oficiales a dicha unidad, y el no hacerlo implica graves sanciones.

También según los mismos informes preliminares se conoce que todos los ocupantes sufrieron contusiones y otras heridas leves, aunque se dice que el chofer se encuentra en grave estado de salud, incluso se indicó que habría estado internado en una clínica con estado reservado.

INSPECCIÓN

Tras realizar un seguimiento e investigación, los concejales dieron con el paradero del vehículo en un taller privado, confirmando su estado de desmantelamiento y pésimas condiciones.

El presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López y los concejales Zacarías Jayta y Héctor Montaño que participaron de la inspección ocular al vehículo, anunciaron que pedirán un informe detallado de las circunstancias del accidente para iniciar las acciones legales.

Por su parte, el responsable de la posta municipal dijo que el vehículo oficial del alcalde está sometido a un "chequeo integral" por el intenso trabajo que realiza tanto en entrega de obras y viajes a Misicuni.

Sin embargo, el estado actual del vehículo muestra una situación desastrosa.

AMG//MVC