Respaldo incondicional a Mérida genera división en Control Social

Cochabamba, 20 de julio (Red País).-

Mediante voto resolutivo representantes de varios distritos municipales y organizaciones sociales desconocieron a los supuestos dirigentes del Control Social por su "apoyo incondicional al alcalde Eduardo Mérida", cuando los fines de esa instancia son la fiscalización con autonomía frente a instancias estatales.

El dirigente del Control Social, Fernando Velarde informó que tras una asamblea con participación mayoritaria de distritos y organizaciones sociales, se determinó desconocer a Freddy Maldonado, Rodolfo Cartagena y Alberto Camacho por comprometer la autonomía e independencia de esa instancia.


Indicó que en los últimos acontecimientos sociales de Quillacollo por el pago del incentivo funcional a los trabajadores municipales, esos dirigentes se parcializaron abiertamente con el alcalde Mérida, a quien apoyaron en sus propósitos políticos de cuestionar a las autoridades legalmente elegidas por el pueblo.
"Estos señores se han atribuido la representatividad de los quillacolleños, cuando la Ley de Control Social prevé la autonomía de gestión de esta instancia en relación a la Alcaldía y autoridades. Asimismo ordena cumplir labores de fiscalización, seguimiento y cumplimiento de las reivindicaciones y derechos de los vecinos, y sanciona relaciones sospechosas con las autoridades municipales", dijo.
Velarde fue contundente al señalar que Maldonado, Cartagena y Camacho no son representantes genuinos del Control Social en el municipio de Quillacollo, por lo que serán sometidos a proceso judicial por arrogarse la representación de la población con fines personales.
"Son personas autonombradas, que en lugar de buscar la unidad de los quillacolleños van creando grupos paralelos en los distritos municipales, cumpliendo órdenes del alcalde Mérida a quien respaldan incondicionalmente cuando la ley prohíbe esa situación", dijo.
DENUNCIAS
Según varios testimonios, el supuesto presidente del Control Social, Freddy Maldonado tendría relaciones contraactuales con el alcalde Mérida, incluso pactos políticos que posibilitaron un "trueque de personal", ya que su hermano Nelson trabaja en la Alcaldía de Colcapirhua y cambio del nombramiento del Director de Urbanismo de Quillacollo.
Asimismo, existen denuncias de que Maldonado se favorecería con contratos de asfaltos y alcantarillados en el Distrito 5, y ello justificaría su lealtad y afinidad con Mérida.
Por su parte, Cartagena sería funcionario edil porque administra el frontón municipal desde hace más de cinco años, sin rendir cuentas de los ingresos por el uso de ese campo deportivo.
De la misma manera, sobre Camacho se dijo que tendría familiares trabajando en la Alcaldía, además de beneficiarse con contratos y obras.
Todos estos extremos son investigados, y de comprobarse, serían sometidos a procesos judiciales en cumplimiento de los alcances de la Ley de Control Social que tipifica como delitos estas relaciones sospechosas.