Revocatoria de nueve concejales es un chantaje político e inviable

La revocatoria de los nueve concejales formaría parte del "chantaje político" de los miembros del Control Social, por lo tanto inviable según la Ley Electoral que prevé que tal solicitud debe realizarse cuando haya transcurrido al menos la mitad del periodo del mandato.

De acuerdo al presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López, las determinaciones del cabildo abierto del pasado 18 donde los vecinos leales al alcalde Mérida aprobaron la revocatoria de mandato de nueve concejales y mostraron un cuaderno notariado con ese propósito, sólo formaron parte de un "show y chantaje político", ya que legalmente es imposible ese planteamiento.

La autoridad recordó que el Artículo 12 (Pérdida de mandato) de la Ley de Gobiernos Autónomos Municipal sostiene que el Alcalde o concejales, perderán su mandato por: a) Sentencia condenatoria ejecutoriada en materia penal. b) Renuncia expresa a su mandato en forma escrita y personal. c) Revocatoria de mandato, conforme al Artículo 240 de la Constitución Política del Estado. d) Fallecimiento. e) Incapacidad permanente declarada por Autoridad Jurisdiccional competente.

Asimismo, afirmó que el Artículo 241 de la Constitución Política del Estado sostiene en su inciso I) Toda persona que ejerza un cargo electo podrá ser revocada de su mandato, de acuerdo con la ley. II) La revocatoria del mandato podrá solicitarse cuando haya transcurrido al menos la mitad del periodo del mandato. La revocatoria del mandato no podrá tener lugar durante el último año de la gestión en el cargo. III) El referendo revocatorio procederá por iniciativa ciudadana, a solicitud de al menos el 15 por ciento de votantes del padrón electoral de la circunscripción que eligió a la servidora o al servidor público. IV) La revocatoria del mandato de la servidora o del servidor público procederá si en el referendo revocatorio el número de votos a favor de la revocatoria es superior al número de votos en contra. V) La revocatoria sólo procederá una sola vez en cada mandato constitucional del cargo electo.

ACEPTACIÓN
Por otra parte, Osinaga afirmó que al margen de lo dispuesto por la normativa electoral, los nueve concejales aludidos no tienen ningún problema en someterse a la revocatoria de mandato, siempre y cuando se cumplan todos los requisitos y no formen parte del chantaje, la intimidación y extorsión política digitados por el alcalde Mérida.

"No le tememos a ningún referéndum revocatorio, siempre y cuando se haga en apego a la normativa. Asimismo, le instamos al alcalde Mérida a someterse a esa situación porque sobre el sí pesan cargos y denuncias de hechos irregulares y de corrupción, además de incapacidad técnica y administrativa", dijo.

Osinaga anticipó que la consigna política alentada por el alcalde Mérida a través del Control Social de Quillacollo, es inviable e ilegal y sólo busca tapar los hechos de corrupción y juicios en su contra, además de evitar el cumplimiento del Laudo Arbitral y el mandamiento de apremio.

"Queda demostrado que los anuncios de revocatoria de mandato, la reversión del mandamiento de apremio y otras medidas son demagógicas e intimidatorias, y sólo buscan descalificar al Concejo Municipal de Quillacollo que está al margen del Laudo Arbitral", finalizó.