Una decisión sospechosa: Alcalde firma contrato de asfaltado de avenida Meneses de forma ilegal

Cochabamba, 25 de julio (Red País).-

El alcalde Eduardo Mérida Balderrama firmó un nuevo contrato por excepción con la empresa Acrópolis SRL para el asfaltado de la avenida Elías Meneses que víncula Quillacollo con el histórico pueblo de El Paso, sin antes anular un anterior con la constructora Covarco, por lo que no tendría ningún valor legal.

El abogado de la empresa Covarco, Ademir Muñoz, denunció que el alcalde Mérida vuelve a engañar a los vecinos apostados a lo largo de la avenida Elías Meneses, incluso se aprovecha de la buena fe del párroco de El Paso, Rodolfo Ramírez, quien habría bendecido la firma del nuevo contrato entre la Alcaldía de Quillacollo y el representante legal de la empresa Acrópolis, realizada este domingo en plena plaza principal de ese histórico pueblo.


Agregó que la rúbrica del contrato se realizó en ocasión de la fiesta patronal de Santiago de El Paso y la feria del cuy, para aprovechar la presencia masiva de devotos y parroquianos.

Muñoz reveló que la firma del contrato tiene vicios de nulidad porque el alcalde Mérida pese a la existencia de un acuerdo institucional conciliatorio entre la Alcaldía y el gerente General de Covarco, Samuel Vargas Alegre, además de las organizaciones sociales de El Paso, no cumplió ninguna de las cláusulas.

Asimismo, afirmó que la autoridad no comunicó oficialmente y como corresponde de la rescisión del contrato, lo que obligaría a iniciar las acciones legales en contra de Mérida por incumplimiento de contrato, estafa y daño a la imagen de la empresa Covarco.

"El alcalde Mérida está acostumbrado a descalificar a personas y empresas cuando no convienen a sus intereses; en este caso al no rescindir oficial y legalmente el contrato e incumplir la conciliación de saldos, el contrato está vigente por lo que la firma con Acrópolis es ilegal, abusivo y tramposo", dijo.

MÁS DENUNCIAS: Por otra parte, Muñoz denunció que tanto el alcalde Mérida como sus técnicos, entre ellos el secretario Técnico José Terán, desde un inicio realizaron observaciones injustificadas a los trabajos de la empresa, hasta que lograron convencer a los vecinos de una supuesta "mala calidad de obras".

"Hasta ahora, y según el acuerdo conciliatorio, no mostraron los resultados de laboratorio que certifique la buena calidad de las obras en apego a las especificaciones técnicas del proyecto a diseño final. Nos preguntamos, ¿con qué argumentos técnicos y legales contrataron a la nueva empresa, sino no se tiene nada resuelto?".

Asimismo, reveló que como una forma de presión e intimidación, ejecutaron la boleta de garantía por un monto de Bs 750.000, lo que constituye un abuso que también será impugnado.

Según el contrato por excepción firmado el 19 de noviembre de 2015, la obra debía ejecutarse en el lapso de 240 días calendario. La orden de proceder se realizó el 23 de noviembre del mismo año, logrando hasta junio pasado una ejecución del 50% ya que los trabajos de las capas base y sub-base están concluidos sin observación técnica alguna, según el informe de los supervisores Marcial Romero y Nilsen Cardozo, además del fiscal de obras y el secretario Técnico, Ronald Vergara y José Terán Jaldín.

PROCESOS A TÉCNICOS: Por su parte, el presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga López, dijo que esa instancia no tiene conocimiento de la firma de un nuevo contrato, y que el proceso de adjudicación será revisado minuciosamente.

Recordó que el conflicto por el asfaltado de esa vía y posterior rescisión de la obra fue resultado de la irresponsabilidad de técnicos, supervisores, fiscales de obra y del propio alcalde Mérida.

"Asombra como entre los argumentos del Alcalde figura que a simple mirada se haya dado cuenta que el material no era el adecuado pues había basura, pantalones, piedras y otras deficiencias. Lo que alarma es que en cerca de siete meses, sus técnicos jamás se dieron cuenta de esos extremos, pese a las permanentes visitas a la obra", dijo.

Osinaga reiteró de forma contundente que los técnicos, José Terán Jaldín, Ronald Vergara, Víctor Tórrez, Marcial Romero, Nilser Cardozo y otros, serán procesados por incumplimiento de deberes y otras responsabilidades administrativas, que admitió el alcalde Mérida y se comprometió a realizar esas acciones, pero hasta hora nada.