Cochabamba, 1 de agosto (Red País).- La negligencia, el abandono y desconocimiento de las leyes agroambientales del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, ocasionaron la pérdida del Playón de Marquina, un terreno de más de 90 hectáreas que estaba considerado como "tierra fiscal".

Este extremo que deja a Quillacollo sin áreas de equipamiento y de recarga acuífera fue confirmado por el concejal Zacarías Jayta, quien informó que el pasado 20 de julio el Tribunal Agroambiental con sede en Sucre notificó a las partes en conflicto (Alcaldía-familia Campos y otros) con la "Sentencia Agroambiental Nacional S1ª 55/2016".

Dijo que dicha sentencia se refiere a una querella contenciosa administrativa del Gobierno Municipal de Quillacollo representado por el alcalde Eduardo Mérida Balderrama en contra del Director Nacional del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y terceros interesados. El proceso buscaba reivindicar para el municipio más de 90 hectáreas del denominado Playón de Marquina que se encontraba en manos de la familia Campos.

Dijo que la Alcaldía de Quillacollo impugnó la Resolución Administrativa RA-SS Nº 1025/15 del 1 de junio de 2015, dirigiendo la acción legal en contra del Director Nacional del INRA, que en 2006 inició el saneamiento correspondiente del predio "El Encanto".

Jayta sostuvo que tras una serie de impugnaciones por parte de la familia Campos, el INRA adjudica el predio El Encanto a María Antonieta, Rossmery, Orlando, José Ernesto, Mario Jesús, Eduardo, Bladimir, Jorge Jonny y Celso Campos Pinto, además de Tito Bruno Álvarez y Jorge Victoriano Campos Jiménez con una superficie de 54.666 hectáreas.

Dijo que la sentencia agroambiental sostiene: "Que la Resolución Final de Saneamiento e impugnada por el alcalde Mérida, es el resultado de un debido proceso que condice plenamente con los datos y actuaciones administrativas ejecutados durante el proceso de saneamiento, pronunciándose en sujeción estricta a la normativa agraria que rige la materia, sin vulnerar las disposiciones legales referidas por el alcalde Mérida en su demanda contencioso administrativa".

EL FALLO: Según el concejal Jayta, el fallo emitido por el Tribunal Agroambiental Nacional, argumenta que el Gobierno Municipal de Quillacollo "no pudo defender su patrimonio en el proceso de saneamiento", por lo que debe atenerse a las consecuencias de perder el Playón de Marquina donde se tenía planificado ejecutar varios proyectos de desarrollo.

La autoridad recordó que Mérida durante su campaña ofreció la construcción de una universidad, un parque modelo ecológico y otras obras de impacto en este predio, que ahora fue enajenado debido a su negligencia, abandono y desconocimiento en materia agroambiental.

Jayta informó que el fallo textualmente indica: "La Sala Primera del Tribunal Agroambiental, administrando justicia en única instancia, en virtud de la jurisdicción y competencia que le otorga el artículo 189-3 de la Constitución, falla declarando improbada la demanda contencioso administrativa de fojas 31 a 43, subsanada por memorial de fojas 97 de obrados, interpuesta por el Gobierno Municipal de Quillacollo, representado por el alcalde Eduardo Mérida Balderrama, quien a su vez es representado en el presente proceso por Carlos Alejandro Saavedra Barrios; en consecuencia, se mantiene subsistente la Resolución Administrativa RA-SS Nº 1025/2015 de 1 de junio de 2015".

La sentencia lleva las firmas de los magistrados Juan Ricardo Soto Butrón y Paty Paucara Paco y la rúbrica disidente de la magistrada Cinthia Armijo Paz.

Sobre el particular, en la Alcaldía de Quillacollo reina el más absoluto silencio, aunque desde hace algunos días comenzó a difundirse un spot recordando las movilizaciones y acciones del alcalde Mérida y dirigentes sociales en defensa del Playón de Marquina. Se trataría de una cortina de humo para evitar protestas por la cuantiosa perdida.