Querellantes insisten en su reclusión: Esposa del alcalde Mérida recurre a la mentira para tapar sus ilícitos

Cochabamba, 1de agosto (Red País).-

Siguiendo un libreto aprendido de memoria y un recurso manido por todos los que son denunciados por corrupción, la farmacéutica Jovanna Maldonado Villarroel, esposa del alcalde Eduardo Mérida Balderrama, recurrió a la mentira y a culpar a los medios de comunicación por sus presuntos ilícitos de uso indebido de influencia y Contratos lesivos al Estado, que son investigados de oficio por la Fiscalía Anticorrupción a denuncia del dirigente vecinal, Álvaro Zamorano Huacaña.

La acusada de firmar contratos ilegales sin ser funcionaria municipal, el pasado jueves a las 11.30 se presentó ante las fiscalías especializadas de delitos patrimoniales y de corrupción y brindó sus declaraciones informativas, asistido por un abogado de oficio, José Luis Solis Cadima. Recurrió a un abogado de oficio argumentado no contar con recursos económicos para contratar a un profesional litigante, además de contar con el asesoramiento del alcalde Mérida y el secretario Municipal de Desarrollo Humano, Marco Galvez.

Antes de las preguntas de rigor, Jovanna Maldonado hizo una aclaración en torno a su domicilio, señalando que "antes vivía en la calle Tocopilla como dice en mi carnet, pero actualmente vivo en la calle Carmela Cerruto esquina Suárez Miranda". Esta confesión confirma que el alcalde Mérida, su esposo, mintió a la Contraloría en su declaración de bienes y rentas donde no figura esta vivienda.

Maldonado fue informada por el fiscal Samuel Vargas de que es investigada de oficio por el Ministerio Público a denuncia de Álvaro Zamorano Huacaña por los presuntos delitos de Uso indebido de influencias y Contratos lesivos al Estado (artículos 146 y 221 del Código Penal).

La joven esposa del alcalde Mérida ante la advertencia de declarar o abstenerse, dijo que declararía voluntariamente para desvirtuar cada una de las acusaciones en las denuncias interpuestas por el dirigente vecinal Zamorano.

PURAS MENTIRAS: Según el acta de declaración al que este medio de comunicación tuvo acceso, Maldonado sindicó a las acusaciones de firmar contratos ilegales sin ser funcionaria municipal de "simples difamaciones".

"Yo quiero indicar que por las redes sociales me entere, sobre esta fotocopia por la que me difaman, la cual es falsa. Al enterarme esto fui a visitarle a tal empresa, en la cual me emitieron un informe, que el Concejo Municipal de Quillacollo, hubiera solicitado a la empresa Servimaster, y que no podía dar ningún dato más que esta documentación que acompañare, que señalan dos veces que no tiene un contrato con la Alcaldía y que todos sus servicios lo realizan a requerimiento, y que no tienen ningún contrato firmado con mi persona y la empresa me indicó si requería más documentación que debería solicitar con requerimiento, y aclaro que no existe documento alguno firmado por mi persona y tampoco con la Alcaldía de Quillacollo", sostiene en su declaración informativa.

En relación a su firma impresa en el documento de prestación de servicios del 13 de agosto de 2015 con la empresa Servimaster para la dotación de baños portátiles por más de 10 mil bolivianos, Maldonado dijo que habría sido manipulada con la tecnología actual.

"No puedo determinar tal vez fue manipulada con la tecnología de ahora, pero recalco que jamás firme contrato de servicios con esa empresa Servimaster y jamás firmé como representante en algún otro contrato. Quiero agregar que yo no soy funcionaria, soy farmacéutica", dijo.

REPERCUSIONES: Respecto a las declaraciones de Maldonado, la abogada del querellante, Mónica Alvis, afirmó que era muy lamentable que haya mentido al Ministerio Público por lo que pedirá al fiscal anticorrupción cite al alcalde Mérida y al representante legal de la empresa Servimaster, Carlos Walter Salinas Siles, además de actuales y exfuncionarios municipales para ampliar las investigaciones y desvirtuar así las mentiras.

Dijo que el contrato de servicios con la empresa Servimaster lleva el nombre y la firma del Jovanna Maldonado Villarroel, aunque pedirán los estudios grafológicos para determinar que corresponden a la acusada.

De la misma manera, Alvis dijo que solicitarán se convoque a los exfuncionarios encargados de la organización de Urkupiña para determinar a quién correspondió la contratación de los baños portátiles y el servicio de catering con la empresa gastronómica "La Cuisine".

TESTIMONIOS: Según antecedentes y testimonios que serán entregados en calidad de pruebas irrefutables, la contratación de ambos servicios estuvo a cargo de Jovanna Maldonado Villarroel por decisión del alcalde Eduardo Mérida Balderrama debido a su "experiencia, gusto personal y confianza".

En esa oportunidad, Mérida dijo que no confiaba en nadie más que en su esposa para realizar esos contratos, extremos que serán confirmados con los testimonios de los encargados de la organización de la fiesta de Urkupiña 2015. Para el colocado de los baños portátiles, Maldonado instruyó a funcionarios de la Dirección de Cultura a realizar ese trabajo, así como la selección de personal para labores de protocolo en el palco oficial.

"No se podía esperar otra cosa que la mentira y la farsa, ya que el asesor legal de Maldonado es su propio esposo, un abogado acostumbrado al escándalo, drama y teatro", dijo a tiempo de anunciar que la denuncia tiene fundamentos legales y fácticos irrefutables por lo que pedirán su imputación y reclusión en la cárcel de máxima seguridad de "El Abra".